Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países del euro evitan definir el plan de rescate a Grecia

El Eurogrupo rechaza ofrecer garantías a la deuda helena

Los ministros de Finanzas de la zona euro han dado pasos en concretar una eventual ayuda a Grecia, pero han evitado definirla públicamente. Según el Eurogrupo, el plan de rescate sólo se llevará a cabo en caso de que "esté en riesgo la estabilidad de la zona euro" y no para abaratar la financiación de la deuda griega.

El Eurogrupo debatió este lunes los diferentes mecanismos técnicos que se pueden utilizar para ayudar a Grecia, pero trasladó la decisión al Consejo Europeo (reúne a los líderes de los países), según manifestó el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker. Entre esas medidas, mencionó los préstamos bilaterales en los que participarían todos los países de la zona euro, pero insistió en que no se darían ayudas o préstamos con garantía, informan Alejandro Bolaños y Andreu Missé.

Tanto Juncker como la ministra francesa Christine Lagarde subrayaron que no había urgencia porque Grecia aún no ha solicitado ayuda. El Eurogrupo consideró que las medidas adoptadas por el Gobierno heleno son suficientes, valientes y clarísimas para los mercados y para volver a la estabilidad presupuestaria. La próxima reunión del Consejo Europeo se celebrará los próximos 25 y 26 de marzo, aunque no necesariamente concluirá con una decisión sobre Grecia.

"El objetivo de esta acción coordinada no sería proveer de financiación a Grecia a unas tasas de interés promedio de la zona euro sino salvaguardar la estabilidad financiera de la zona euro en su conjunto", dice un documento publicado por el Eurogrupo tras la prolongada reunión.

El líder luxemburgués explicó que corresponderá a los jefes de Estado y de Gobierno la aprobación del mecanismo de apoyo a Grecia, en caso de que fuera necesario ponerlo en marcha. "Hemos preparado el terreno para que pueda tomarse una decisión en el Consejo", aseguró Juncker, que dijo desconocer si los jefes de Estado y de Gobierno incluirán el tema en la agenda de la cumbre que celebrarán en Bruselas la próxima semana.

Juncker sí explicó que, según lo acordado, todos los países de la zona euro participarían en el rescate y que el instrumento de ayuda "respetaría los tratados y las leyes nacionales de los Estados miembros".

Además, los ministros de Economía plantearon un debate sobre las pérdidas de competitividad y acordaron que los distintos países adopten medidas macroeconómicas para reducir las diferencias de las balanzas por cuenta corriente.

El pasado 11 de febrero, los socios europeos prometieron actuar de manera "decidida y coordinada" para asegurar la estabilidad de la zona euro, si llegaba el caso, al tiempo que exigieron al Gobierno de Giorgios Papandreu que tomara todas las medidas necesarias para reducir el déficit público desde el 12,7% del PIB actual a menos del 3% en 2012.