Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas equiparan su tasa de morosidad con la de los bancos

La evolución de la crisis cambia la tendencia dos años después. - La mora del conjunto del sector cierra el año en el 5,07%, su mayor nivel en 13 años

La evolución de la crisis ha cambiado la tendencia en el crecimiento de la morosidad para los bancos y cajas, que han equiparado sus tasas de créditos dudosos dos años después. Si en el inicio de las turbulencias fueron las cajas las que vieron como su mora se disparaba tras el estallido de la burbuja inmobiliaria por su exposición al sector promotor, ahora son los bancos los que están padeciendo en mayor medida el incremento de los créditos dudosos. En su caso, por el mayor peso de los préstamos a empresas y que, según los analistas, tendrán un peor comportamiento en los próximos meses.

Según los datos publicados hoy por el Banco de España, las cajas de ahorros han logrado reducir la morosidad en los créditos en diciembre. Así, tras poner freno al aumento de la mora en los últimos meses, las cajas han cerrado el año con un 5,05% del total de sus préstamos en la cartera de dudoso cobro, lo que equivale a 40.021 millones de euros, cuando en febrero este porcentaje era del 5,27%.

La última vez que las cajas lograron poner el freno en su morosidad fue al cierre del tercer trimestre en septiembre, al igual que sucedió en junio y ha vuelto a pasar a final de año, lo que tiene cierta importancia desde el punto de vista de los analistas ya que este dato es requerido para todas las entidades.

Desde Analistas Financieros Internacionales, Gloria Hervás explica la reducción de la tasa de mora por dos razones fundamentales. De una parte, distintas políticas de gestión y control de morosidad, que incluiría el pase a fallidos de morosos, refinanciaciones y la adjudicación de inmuebles, aspecto último donde las cajas han sido algo más activas que los bancos. Por otra parte, el entorno macroeconómico, ya que la reducción del Euríbor está permitiendo sostener la tasa de mora de la cartera hipotecaria, principal segmento de negocio de las cajas. Mientras, la tasa de mora de empresas, hasta ahora en muy moderado ascenso, es la que comienza a repuntar sensiblemente, siendo en este segmento de negocio donde los bancos muestran una mayor exposición.

Evolución de la banca

Frente al recorte de la mora en las cajas, que ha tenido lugar al mismo tiempo que aumentaban su volumen de crédito en un 0,95% o 7.493 millones, los bancos han visto como sus créditos dudosos repuntaba en 35 centésimas hasta el 5,05% del total de sus créditos pese a que ha concedido menos préstamos. En concreto, 1.710 millones menos. La causa de este repunte de la mora se explica, en su mayor parte, por el BBVA, que vio como aumentaba el ratio de dudosos del 2,3% al 4,3% a finales de 2009. La entidad que preside Francisco González traspasó 1.583 millones del cajón de las dotaciones genéricas, aquellas que se realizan en previsión de un eventual alza de la morosidad, a específicas, las que responden a créditos fallidos, principalemente en el sector de los promotores.

En su conjunto, la morosidad de todo el sector ha aumentado al 5,07% en diciembre, su nivel más alto desde 1996, cuando se situó en el 5,31%. Esta tasa supera en 1,7 puntos la de hace un año (3,37%), pero incrementa sólo en dos milésimas el nivel de noviembre (5,05%). La mora, que ha registrado un comportamiento muy desigual durante el año, continuó creciendo, pero su avance mensual se moderó en la última parte del ejercicio. Con vistas al futuro, el sector asegura que la tasa crecerá hasta mediados de año, coincidiendo con el previsible incremento del desempleo, pero que en el segundo trimestre alcanzará su pico y a partir de ahí comenzará a descender hasta finales de año.

En todo el sector Los créditos totales alcanzaron en el año los 1,83 billones de euros, un 1,7% menos que hace un año, mientras que los créditos dudosos se situaron en diciembre en 93.305 millones, casi el doble que en diciembre de 2008 (63.057 millones). Sin los establecimientos financieros de crédito (EFC), que presentan una morosidad muy elevada con un 10,21%, los créditos totales alcanzaron los 1,79 billones de euros y los dudosos, los 88.770 millones de euros.