Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

La deuda pública de España alcanzará un récord del 74,3% del PIB en 2012

El Gobierno espera que el paro baje al 15,5% en 2013. -El déficit será del 9,8% este año, del 7,5% en 2011 y del 5,3% en 2012, según el programa de estabilidad. -La presión fiscal cayó al 30,4% en 2009

El Gobierno prevé que la deuda pública alcance un techo del 74,3% del producto interior bruto (PIB) en 2012, según la actualización del programa de estabilidad enviado a la Comisión Europea. El Ejecutivo espera que a partir de 2013 el nivel de deuda empiece a reducirse, con lo que, según estas estimaciones, se quedaría muy por debajo del nivel de buena parte de los países desarrollados, y muy por debajo del de países como Grecia, Portugal o Italia.

A ese nivel de deuda se llegará con una progresiva reducción del déficit público hasta el nivel del 3% exigido por Bruselas para 2013. Tras el récord del 11,4% del año pasado, el déficit previsto es del 9,8% del PIB para este año, del 7,5% para 2011 y del 5,3% en 2012.

La presión fiscal tocó un mínimo del 30,4% en 2009, y se irá recuperando hasta llegar al 34,2% en 2013.

La presión fiscal tocó un mínimo del 30,4% en 2009 por el desplome de la recaudación, y se irá recuperando hasta llegar al 34,2% del PIB en 2013.

El Gobierno también prevé que el crecimiento económico se acelere con fuerza a partir de 2011, lo que permitirá ir reduciendo progresivamente el nivel de desempleo. Las previsiones de la vicepresidenta económica, Elena salgado, apuntan a que el paro tocará techo este año en el 19% de media anual, para pasar al 18,4% en 2011, al 17% en 2012 y el 15,5% en 2013, un nivel que todavía es casi el doble del que había antes de que empezase la crisis.

Con el objetivo de apaciguar las dudas sobre las finanzas públicas españolas y convencer a Bruselas de que el Estado puede volver al cumplir con el Pacto de Estabilidad, que establece un límite de déficit del 3% en 2013, el Gobierno aprobó el pasado viernes un ambicioso plan de austeridad para reducir el gasto en 50.000 millones durante los próximos cuatro años. Además, el Ejecutivo hizo coincidir este anuncio con la propuesta de reforma de las pensiones que eleva la edad de jubilación a 67 años para reforzar su imagen de que va a cumplir con el mandato de la UE.

El plan de austeridad suma al recorte de gasto de 8.000 millones que ya preveía en sus cuentas de 2010, otros 5.000 millones de los que los ministerios no podrán disponer pese a estar presupuestados. Y el Gobierno asume buena parte de la responsabilidad del ajuste, con medidas de disminución del gasto en personal, funcionamiento, inversiones y transferencias que deberían elevar el ahorro hasta los 40.000 millones. El resto, correspondería a comunidades y ayuntamientos.