Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín aspira a que el Santander sea el "numero uno" en Reino Unido

El banquero español preside el cambio de nombre de las oficinas del Abbey junto a Lewis Hamilton

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha realizado hoy en Londres el cambio oficial del tradicional rótulo rojo de Abbey por el de Santander en el Reino Unido, donde ambiciona que su institución sea la "numero uno". En un acto en el que estuvo acompañado por el piloto británico de Fórmula Uno Lewis Hamilton, de la escudería McLaren, el banquero español ha presidido el acto en la primera sucursal de las 350, que se han convertido hoy en oficinas del Santander.

En un sólo día, 350 oficinas del Abbey y del Bradford & Bingley en este país han visto cambiados sus nombres tradicionales por la marca de su propietario: el Grupo Santander. El banco español adquirió la entidad británica Abbey en noviembre de 2004 y el pasado año compró Alliance & Leicester y la red y los depósitos de Bradford & Bingley.

"En cuanto a España, como sabemos, estamos en un momento difícil y estoy convencido de que a partir del segundo semestre empezará la mejora"

Acompañado del portugués Antonio Horta-Osório, el consejero delegado de Santander en este país, Botín se mostró optimista frente al posible impacto de la actual crisis financiera en la entidad y anticipó unos resultados "magníficos" que anunciará el próximo 5 de febrero.

Al explicar el cambio oficial de rótulo, Botín ha dicho que se decidió la marca Santander por ser "potente, atractiva y la número cuatro desde el punto de vista financiero en el mundo". "Estoy convencido de que el cambio de la marca va a ser buenísimo para nuestros clientes, nuestros directivos y buenísimo para la empresa. No me cabe ninguna duda", ha comentado.

A finales de enero serán 1.000 las oficinas en el Reino Unido que llevarán la marca Santander, un sello que habrán adoptado las 1.300 oficinas de este grupo antes de que termine el 2010. Las últimas en hacerlo serán las de Alliance & Leicester.

Planes de futuro

Con vistas al futuro, Botín ha subrayado la aspiración del banco, el segundo del mercado británico en hipotecas con una cuota del 11%, de convertirse en el primero en el Reino Unido. "Queremos ser el primer banco del Reino Unido", ha afirmado el banquero, primero en español para, a continuación, repetirlo en inglés. Además, se ha mostrado confiado en "mejorar" este año los resultados de 2009.

"Aquí tenemos 25 millones de clientes, un 13% de las hipotecas de Reino Unido, un 10 por ciento de los ahorros y todo esto está subiendo. También tenemos buenas perspectivas para este año", ha destacado. Además, el presidente del Santander ha incidido en la importancia que la "diversificación" geográfica -con presencia en diez mercados importantes- tiene a la hora de lograr objetivos y capear la situación de crisis.

"En cuanto a España, como sabemos, estamos en un momento difícil y estoy convencido de que a partir del segundo semestre empezará la mejora", ha dicho. Sobre la compra de activos, el presidente del Santander ha respondido que todo apunta a que la entidad está realizando "un crecimiento orgánico importantísimo", que permitirá al grupo "seguir creciendo en cuota y en beneficios en los próximos años en este país".

El Santander recompra bonos por 3.260 millones

Banco Santander ha invitado hoy a los titulares de bonos subordinados a presentar ofertas de ventas en dos operaciones diferentes por un importe conjunto que asciende a unos 3.260 millones de euros con el fin de "mejorar la estructura de recursos propios y fortalecer el balance de la entidad", según ha informado a la CNMV.

La primera de las invitaciones se dirige a bonos subordinados, tanto perpetuos como con vencimiento y cotizados en las bolsas de Londres y Luxemburgo, que corresponden a once series diferentes emitidas por diversas entidades del Grupo Santander y por un importe de 2.505 millones de euros.

El importe efectivo a satisfacer por cada valor será igual a la suma del precio de compra para cada serie de valores más los intereses devengados y no pagados desde la última fecha de pago de intereses hasta la fecha de liquidación de las ofertas de venta.

El precio de compra ha sido determinado como un importe fijo por cada euro o libra del valor nominal vivo en la fecha de liquidación de los valores a los que se dirige la invitación. El banco asegura que obtendrá los fondos para hacer frente a las obligaciones de pago derivadas de dicha invitación de su liquidez ordinaria disponible y se reserva el derecho a modificar los términos de la invitación.

La segunda de las ofertas se dirige a bonos subordinados con vencimiento, cotizados en la Bolsa de Londres y Nueva York, correspondientes a dos series y por un importe de 1.177,6 millones de dólares (755,5 millones de euros). El precio de compra ha sido determinado como un importe fijo por cada 1.000 dólares del valor nominal vivo en la fecha de liquidación de los valores a los que se dirige la invitación.

El Santander anunció una operación similar el pasado mes de agosto, que culminó con una aceptación del 3,6% y un importe de unos 609 millones de euros, frente a los 16.500 millones que contemplaba la oferta inicial.

Más información