Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia corta el suministro de petróleo a las refinerías de Bielorrusia

Moscú y Minsk no se ponen de acuerdo en los precios para el nuevo año.- El corte no afecta al suministro de Alemania y Polonia, han indicado fuentes de las compañías rusas

Bielorrusia y Rusia no han logrado ponerse de acuerdo sobre los precios del petróleo para este año que el Kremlin exporta a su aliado, y fuentes anónimas de varias compañías rusas han dicho en declaraciones a la agencia Reuters que Moscú habría suspendido el suministro de crudo a las refinerías bielorrusas el 1 de enero, sin que esto afecte al petróleo que va en tránsito hacia Alemania y Polonia.

Las principales refinerías bielorrusas, sin embargo, continúan funcionando normalmente y sus representantes, contactados por la agencia rusa RIA Nóvosti, se abstuvieron de hacer comentarios sobre la información de Reuters.

Mijaíl Barkov -vicepresidente de Transneft, la empresa que tiene el monopolio de las tuberías por las que se exporta el petróleo- confirmó este domingo que todavía no hay acuerdo con Bielorrusia, pero subrayó que las negociaciones continúan y que confía en llegar próximamemte a un compromiso.

Ígor Sechin, el viceprimer ministro ruso responsable de los hidrocarburos, había explicado recientemente que Rusia había propuesto continuar exportando libre de impuestos el crudo para las necesidades de los bielorrusos (unos seis millones de toneladas anuales); sin embargo, el petróleo que Minsk reexporta debía ser gravado normalmente. De no llegar a acuerdo, había dicho Sechin, a partir del 1 de enero se aplicaría a Bielorrusia las condiciones regulares de exportación, es decir, que todas serían gravadas con el total de los impuestos correspondientes.

En respuesta, los bielorrusos habrían amenazado con elevar los precios de tránsito a 45 dólares por tonelada, lo que es diez veces más de lo que actualmente paga Moscú. Rusia exportó por oleoductos el año pasado a Bielorrusia 21 millones de toneladas de crudo

No es la primera vez que Moscú y Minsk se enfrentan por los precios del petróleo. Hace tres años los rusos suspendieron sus suministros de petróleo al país vecino, lo que ocasionó algunos problemas a Polonia y Alemania. Pero Barkov ha asegurado que esta vez no se repetirá esa situación y que Rusia no disminuirá por ningún motivo los volúmenes de crudo que transitan por Bielorrusia.

En cualquier caso, las consecuencias que teóricamente podría sufrir la Unión Europea por este nuevo conflicto serían muchísimo menores que las que en otras oportunidades han causado la suspensión de las exportaciones de gas a través a Ucrania. Ello se debe principalmente a que es mucho más fácil encontrar suministradores alternativos para el curdo que para el gas.

A través de Bielorrusia Alemania recibe cerca de un 15% de sus necesidades de petróleo, mientras que Polonia, más de un 75%.