Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas celebra el plan de Grecia pero le pide "medidas concretas" contra el déficit

El Estado griego cerrará 2009 con unos números rojos del 12,7% del PIB

El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, ha calificado de "paso en la buena dirección" el compromiso asumido este lunes por el primer ministro griego, Giorgios Papandreu, de reducir el déficit y la deuda de su país con recortes de gastos y aumentos de ingresos, pero le ha reclamado "medidas concretas" para llevar a cabo este ajuste presupuestario y alejar el riesgo de bancarrota.

"Tomamos nota del compromiso del Gobierno griego de recortar el déficit público y reducir la deuda mediante recortes de gasto permanentes y aumentos de ingresos", ha añadido Almunia en un comunicado. En el texto, además, destaca que Papandreu reiteró su intención de acelerar las reformas estructurales en materia fiscal y presupuestaria, en la seguridad social y en la recogida de estadíticas". Por este motivo, considera que el presupuesto para 2010 que está discutiendo el Parlamento griego es un paso en "la buena dirección", pero recuerda que ahora espera ver la "explicación detallada" de "las medidas concretas que reforzarán el ajuste fiscal en 2010 y garantizarán una rápida consolidación de las finanzas públicas".

Estas medidas deben recogerse, según Almunia, en la actualización del programa de estabilidad que las autoridades griegas deben remitir a Bruselas en enero. "Las medidas van en la buena dirección en el sentido de garantizar una consolidación fiscal clara, creíble y ambiciosa para los próximos años, comenzando por 2010. Pero no basta con las intenciones, necesitamos medidas concretas comenzando por el programa de estabilidad", ha explicado la portavoz de Asuntos Económicos, Amelia Torres. "Continuaremos vigilando la situación macroeconómica y fiscal y la aplicación de las medidas", ha concluido el comisario de Asuntos Económicos.

El Gobierno socialista griego, que ganó las elecciones el pasado octubre, debe hacer frente con urgencia a la grave situación descubierta tras su llegada al poder que se refleja en un déficit público del 12,7% del PIB para este año, frente a los compromisos de los anteriores mandatarios del 3,7%. Para 2010, las previsiones de la deuda superan el 120%. Ante esta coyuntura, la Administración griega se encuentra bajo la presión de las autoridades comunitarias y el severo examen de las agencias de calificación de deuda. La semana pasada la agencia Fitch rebajó la calificación de la deuda hasta BBB+, la más baja de la última década.