Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama califica de "preocupante" la subida del paro por encima del 10%

En octubre se destruyeron 190.000 puestos de trabajo.- El presidente amplía la protección por desempleo y prorroga las ayudas fiscales a los compradores de primeras viviendas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha calificado de "preocupante" el avance de la tasa del paro hasta el 10,2%, su nivel más alto en 26 años. Para hacer frente a esta realidad, el mandatario ha firmado un proyecto de ley presupuestario que extenderá las ayudas a las personas sin empleo y prolongará las líneas de crédito a aquellos que compren una vivienda por primera vez. Sólo en octubre se destruyeron 190.000 puestos de trabajo en el país norteamericano y con este nuevo avance son ya 7,3 millones de trabajadores los que se han quedado sin empleo desde diciembre de 2007.

Los analistas pronosticaban a lo largo de la semana un incremento de tan sólo una décima, pero sus previsiones se han visto superadas por la realidad. Además, la crisis se ha llevado por delante 190.000 empleos en este mes, también por encima de los 170.000 previstos, con lo que el mercado laboral de Estados Unidos acumula ya 22 meses a la baja. Debido a este nuevo avance, 7,3 millones de trabajadores se han quedado sin empleo en el país desde diciembre de 2007, cuando empezó la recesión, según recuerda la Casa Blanca. Además, el número de parados subió en ese mismo periodo en 5,3 puntos en términos porcentuales hasta alcanzar los 15,7 millones.

Por lo que respecta a los datos de octubre, el sector de la construcción, las manufacturas y el comercio han concentrado la mayoría de puestos de trabajo destruidos. Por el contrario, el sector sanitario ha seguido con su evolución al alza en la creación de empleo. En un país donde el consumo representa casi el 70% de la actividad económica, la reducción de ingresos para los trabajadores no supone una buena noticia y hace peligrar la recuperación, según los analistas. El mal dato ha cambiado el ánimo a los inversores estadounidenses. Los índices Dow Jones y Standard & Poor's 500 han reaccionado negativamente a la estadística del paro y a media mañana caían un 0,21% y un 0,28%, respectivamente.

Obama presenta un proyecto de ley para ayudar a los parados

El presidente de Estados Unidos ha ofrecido una rueda de prensa para discutir, entre otros temas, la "preocupante" estadística del paro. Obama ha insistido en que "todavía queda mucho por hacer" para que la recuperación tome cuerpo y ha afirmado que no se rendirá hasta conseguir que la primera potencia mundial recupere la estabilidad económica. Para hacer frente a esta realidad, Obama ha presentado un proyecto de ley presupuestario que extenderá las ayudas a las personas sin empleo y prolongará las líneas de crédito a aquellos que compren una vivienda por primera vez. En concreto, la propuesta amplía la protección por desempleo a 14 semanas en todos los estados del país y a 20 semanas en aquellas regiones donde la tasa de paro supere el 8,5%. El Senado considera que la medida podría beneficiar a unos dos millones de personas cuyos subsidios por desempleo expiran el 31 de diciembre.

Horas antes, la Casa Blanca ha reaccionado a la noticia asegurando que el dato tiene una lectura positiva y otra negativa: "por una parte contiene indicios esperanzadores y por otra muestra la debilidad del mercado laboral", ha explicado Christina Romer, la presidenta del consejo de asesores económicos del Gobierno. Desde Washington creen que el incremento de la tasa del paro muestra "el típico desajuste que ocurre en un periodo de recuperación entre el crecimiento del PIB - la actividad económica se expandió en el tercer trimestre un 0,9%- y el descenso del desempleo".

Por otra parte, el dato del paro de octubre avala la decisión de la Reserva Federal (Fed) de mantener los tipos de interés en la zona cero (entre el 0% y el 0,25%). Los dirigentes de la entidad reguladora pronosticaban esta semana que la economía seguiría entre algodones por un tiempo y aseguraban que no tocarían los tipos en un "largo periodo de tiempo".

Menos pero más productivos

El Departamento de Trabajo anunció este jueves que la productividad de los trabajadores estadounidenses aumentó en el tercer trimestre al mayor ritmo de los últimos seis años y los costes laborales descendieron, una combinación que implica más beneficios para las empresas. El índice de productividad, aquel que mide la producción por hora de trabajo, avanzó un 9,5% en el tercer trimestre del año, casi tres puntos porcentuales por encima de los esperado, en torno al 6,3% y los costes laborales cayeron un 5,2%. Por lo tanto, a la luz de los datos del mercado laboral, las empresas continuaron los despidos (menos costes laborales) y los que retuvieron su trabajo produjeron a un ritmo mucho mayor.