El futuro de Opel

La plantilla de Opel va a la huelga

Los empleados de toda Europa pararán hasta el lunes para presionar a General Motors

Meses de duras negociaciones, sacrificios y movilizaciones tirados a la basura para nada. Esa es la sensación que ha dejado entre los sindicatos el anuncio de General Motors de romper el acuerdo para la venta de su filial Opel a Magna. Además, el hecho de que los presuntos salvadores de la empresa sean ahora los mismos que han llevado a Opel a su delicada situación actual, suscita no pocas dudas entre los trabajadores, por lo que han convocado paros para presionar al fabricante automovilístico de Detroit.

El comité de empresa de Opel en Alemania ha convocado para este jueves una jornada de huelga que comenzarán en Alemania con paros selectivos de la producción a partir de las 13.00, hora peninsular, y se extenderán por todo Europa el viernes y el lunes. Además, ha advertido de que "el próximo paso de General Motors será presionar a los Gobiernos y los trabajadores en Europa para financiar un concepto que no es sólido".

Más información
General Motors anula por sorpresa la venta de Opel a Magna
General Motors anuncia la supresión de 10.000 empleos en Opel
Los trabajadores de Opel en Alemania claman contra GM

En España, el Comité de Empresa de la factoría de Figueruelas (Zaragoza) ha recibido con sorpresa la decisión de GM. Ante el inesperado anuncio, Pedro Bona, representante de los trabajadores de la factoría aragonesa en el comité europeo de GM, ha declarado que "lamenta" la situación después de "pasarlo tan mal" y de las "negociaciones tan duras" para llegar a un acuerdo sobre el futuro industrial de Figueruelas, donde trabajan más de 7.000 personas, en el que se contemplaba un ajuste laboral de 900 empleos y una reducción de costes millonaria.

Para analizar la situación, el Ministerio de Industria ha convocado al Gobierno de Aragón y a los representantes de UGT y CC OO en el comité de empresa en Figueruelas esta tarde en Madrid. Según Bona, ahora sólo les queda esperar a que General Motors presente su plan a los trabajadores y a los Gobiernos europeos que se han visto implicados en las negociaciones y que prometieron millonarias ayudas. El representante ha destacado que los empleados están "agotados" y "agobiados" de "tanta incertidumbre" sobre el futuro de la multinacional automovilística, a cuya dirección ha pedido celeridad para informar cuanto antes de sus planes y poder evaluar las consecuencias de la decisión.

Dispuestos a negociar

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sin embargo, desde los sindicatos se muestran menos reacios que sus colegas alemanes y están dispuestos a negociar, según ha señalado el presidente del comité de empresa de la planta de Opel en Zaragoza, Juan Arceiz. Tras aconsejar cautela, Arceiz ha añadido que "desde luego en cuanto lo conozcamos (el plan industrial de GM) haremos lo mismo que hicimos con Magna hasta conseguir ese acuerdo, pues yo creo que buen acuerdo".

De hecho, UGT recuerda que el plan inicial que General Motors planteaba para Opel, antes de poner a la venta su filial europea, contemplaba el cierre de la planta de Eisenach, en Alemania, y el traslado de la producción desde esta factoría a Figueruelas. Su secretario general, Cándido Méndez, ha afirmado además que el cambio de criterio en General Motors ha dejado al Gobierno alemán "colgado de la brocha", por lo que ha reclamado una estrategia común liderada por la Comisión Europea. "No podemos hacer cada uno la guerra por nuestra cuenta", ha resumido antes de admitir la sensación de "agotamiento" que ha cundido entre los sindicatos tras las duras negociaciones.

Por parte del Gobierno de Aragón, su consejero de Industria, Arturo Aliaga, ha mostrado su inquietud ante el diferente escenario que se ha abierto sobre el futuro de Figueruelas en base a "otro criterio", el de la matriz. En este sentido, en el aire está el aval de 200 millones de euros que el Ejecutivo autonómico puso sobre la mesa para garantizar la producción del nuevo Meriva. "Tenemos una postura más pragmática (que los alemanes). Conocemos el plan de Magna y nos vamos a sentar con GM y abordaremos las negociaciones con cierto optimismo", ha añadido un portavoz de la Consejería de Industria.

El Comité de Empresa está intranquilo ante la decisión de General Motors.Vídeo: VNEWS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS