Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU deja atrás la recesión

El PIB de la primera potencia mundial creció a un ritmo del 3,5% entre julio y septiembre.- Obama ensalza la actuación de su Gobierno.- Wall Street responde con su mejor sesión en tres meses

La primera potencia mundial ha dejado atrás la recesión y, además, lo hace con decisión tras crecer un 0,9% en el tercer trimestre del año (3,5% en tasa anualizada), según el primer cálculo del Departamento de Comercio de Estados Unidos, hecho público este jueves. Este repunte, que supone el primer dato positivo del Producto Interior Bruto del país en un año, además se sitúa por encima de las previsiones del mercado, que apostaban por un ritmo de crecimiento del 3%. El dato es el mejor de los dos últimos ejercicios, lo que ayudará a disipar las dudas del mercado sobre la recuperación de Estados Unidos y que ha llevado al dólar a niveles máximos frente al euro.

La definición más extendida de recesión entre los economistas es la que la entiende como una caída del producto interior bruto (PIB) durante dos trimestres consecutivos. Con el dato de este jueves, y a falta de conocer las próximas revisiones, EE UU ha dado carpetazo a la peor contracción económica que ha vivido en los últimos 70 años. Según explica la Administración, el cambio de tendencia en la economía se explica por una "contribución positiva" del consumo de las familias, las exportaciones, la mejora de la inversión privada y los planes de estímulo del Gobierno, al tiempo que se estabiliza el sector inmobiliario. Las importaciones también suben. Cabe destacar que el gasto de los consumidores, que tradicionalmente representa dos tercios de la actividad económica estadounidense, ha avanzado un 3,4%, el aumento más pronunciado desde el primer trimestre de 2007. En el trimestre anterior, el consumo había caído un 0,9%.

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha celebrado el buen dato, asegurando que se trata de una "afirmación de que la recesión afloja". Pero el mandatario ha recordado que todavía queda mucho camino por recorrer para restablecer la fuerza económica de la primera potencia mundial. Asimismo, ha ensalzado la actuación de su propio Gobierno durante la crisis, explicando que "las medidas que se han tomado han surtido efecto". Obama ha detallado este jueves su paquete de estímulos económicos a un grupo de pequeños empresarios en el edificio Eisenhower, adyacente a la Casa Blanca, en Washington. El presidente ha afirmado que también existen otros barómetros para medir el progreso económico, como "la creación de empleos, el rendimiento de las empresas y que las familias puedan pagar sus cuentas".

Intervención decisiva

A pesar de que el crecimiento ha estado bien repartido, algunos consideran que se debe principalmente a los programas de rescate gubernamentales, como el de Cash for Clunkers (dinero por chatarra), que ha incentivado la compra de automóviles, y otro que ofrecía una línea de crédito a aquellos que comprasen una casa por primera vez. Sin la aportación de los coches, por ejemplo, la economía hubiese crecido al 1.9%. Muchos temen que cuando el Gobierno retire sus ayudas, algo que, por otra parte, no sucederá en un futuro próximo, el crecimiento caerá hasta el 1% o el 2%.

Habrá que espera a las dos próximas revisiones por las que tiene que pasar esta cifra para ver si el Gobierno y los organismos internacionales modifican su previsión para final de año, que actualmente está en un negativo 2,3%. De hecho, este es el recorte que acumula Estados Unidos entre septiembre de 2008 y el mismo mes de 2009, mientras a final de junio esta tasa era del -3,8%, la peor en siete décadas.

Sin salir de las comparaciones históricas, lo que ya no se puede cambiar es la racha de cuatro trimestres consecutivos de contracción que ha sufrido Estados Unidos tras el colapso del sistema financiero y su posterior extensión al conjunto de la economía, el periodo más desastroso desde que la Casa Blanca comenzó a archivar los datos de forma trimestral desde 1947.

Wall Street responde con su mejor sesión desde julio

Wall Street ha tenido hoy su mejor sesión en tres meses. El Dow Jones ha reaccionado positivamente al buen dato macroeconómico y ha subido un 2,05%, tras registrar cuatro días consecutivos de pérdidas. Tras conocerse que la economía norteamericana avanzó el pasado trimestre, los inversores neoyorquinos se han animado y los principales valores bursátiles han recuperado parte de lo que cedieron el miércoles.

Por otra parte, el precio del petróleo ha subido casi dos dólares, hasta superar los 79 dólares por barril, renovando las expectativas de una subida en el consumo de combustible.

Las bolsas celebran el adiós a la recesión

Si el cura se resfría, hasta el monaguillo tose, dice un viejo refrán. Algo parecido ha sucedido hoy -pero en clave económica- entre Estados Unidos y los parqués europeos. La primera potencia mundial ha anunciado que sale de la peor recesión que ha vivido en los últimos 70 años y los inversores en el mundo entero han descorchado las botellas de champán. El Departamento de Comercio de Estados Unidos ha asegurado que EE UU ya ha dejado atrás la recesión, tras crecer un 0,9% en el tercer trimestre del año (3,5% en tasa anualizada), un dato que ha dado alas a las bolsas. Cabe recordar, no obstante, que las ganancias de hoy apenas han servido para paliar las pérdidas de la jornada de ayer.

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este jueves con una subida del 2,22%, la más alta desde el pasado 6 de octubre y después de ceder ayer un 1,76%. De esta manera, la bolsa española rompe con dos semanas de inestabilidad en las que el selectivo sólo ha podido sumar leves ganancias. A falta de un día para cerrar la semana, el índice madrileño recupera la cota de los 11.600 puntos (11.683). En Europa, tras los descensos de los últimos días, los principales indicadores también han cerrado con subidas. Francfort ha avanzado un 1,66% y París un 1,37%. (AGENCIAS)

Más información