Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deterioro del mercado laboral

El paro baja en 14.100 personas pero se sigue destruyendo empleo

El dato de la EPA revela el primer descenso en dos años gracias a la mejora entre mujeres y extranjeros. -El Gobierno advierte de que volverá a subir. -La tasa de paro se mantiene en el 17,9%

La temporada turística y los coletazos del plan de pequeñas obras en los ayuntamientos han permitido un leve descenso del paro en el tercer trimestre del año del 0,3%, lo que equivale a 14.100 desempleados menos que a cierre de junio y reduce el total de parados a 4.123.300 personas, aunque la destrucción de empleo se mantiene porque hay menos personas con trabajo que en el periodo anterior. Gracias a esta ligera mejora del paro, que rompe con las subidas registradas en el desempleo de forma consecutiva desde el tercer trimestre de 2007, y a que la población activa ha vuelto a caer, también se frena el ascenso de la tasa de paro, que sube apenas una centésima hasta el 17,93%, según revela la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha pública hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con vistas al futuro, el propio secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha augurado un "deterioro adicional" del desempleo a final de año, por lo que ha pedido "cautela" a la hora de analizar el dato del tercer trimestre del año, el mejor tradicionalmente para el empleo, y que podría acabar, como ya sucedió con el recorte del paro registrado a principios de verano, en un espejismo dentro de la crisis.

Suben las personas inactivas

En todo caso, Campa ha insistido en que se modera su "mal comportamiento" y ha destacado que la población activa se ha contraído por segundo trimestre consecutivo tras ocho años de crecimiento ininterrumpido, también entre el colectivo de inmigrantes. En este sentido, llama la atención que la población inactiva -aquella que ni trabaja ni está buscando un empleo- ha aumentado entre todos los colectivos, especialmente entre los extranjeros con un avance del 3,85%, por el llamado efecto desánimo, aquel que aleja a los posibles empleados del mercado laboral regulado ante las dificultades de encontrar un trabajo. De hecho, los parados de larga duración en todo el sistema aumentan en un 10% hasta los 1,2 millones.

Lo cierto es que los datos de la EPA, a pesar del claro alivio que supone que haya menos personas que buscan un empleo y no lo encuentran, no permiten lanzar las campanas al vuelo ya que la tasa de paro se mantiene en sus niveles más altos desde finales de 1998 (17,99%), mientras el número absoluto de desempleados sigue en máximos históricos tras crecer en 1.524.600 personas en los últimos doce meses, un 58,7% más, y cifra ligeramente superior al descenso registrado en el número de ocupados. Un empeoramiento del mercado laboral que, aunque se ha atenuado si se tiene en cuenta que, por ejemplo, entre enero y marzo se destruyeron más de 700.000 puestos de trabajo, sigue cebándose entre los hombres de 25 a 39 años.

La destrucción de empleo continúa

Además, la destrucción de empleo continúa, como demuestra la caída de la población ocupada en 74.800 personas en el tercer trimestre. Siguiendo con los perfiles de la encuesta, es destacable que el paro solo baja en el tercer trimestre entre las mujeres y los extranjeros, mientras se mantiene casi igual entre los varones. Y dos datos para la reflexión: la contratación solo aumenta en los temporales (74.500) al tiempo que descienden en 161.200 entre los indefinidos y el número de hogares con todos sus miembros en condiciones de trabajar pero sin empleo vuelve a aumentar en 18.200, con lo que ya son 1.136.500 los hogares con todos sus ocupantes desemepleados.

Por comunidades, el paro bajó en el tercer trimestre del año en diez autonomías, especialmente en Baleares, con una caída del 16,5% por su perfil turístico y su negocio de sol y playa; y Navarra, un 16,42% menos, mientras que donde más subió fue en el País Vasco con un alza del 9,74%, y en Madrid, un 4,39% más.