Lula prohibirá el cultivo de caña de azúcar en el 81,5% del territorio brasileño

La nueva ley, enviada ayer al Congreso, pretende proteger áreas de interés ecológico como la Amazonia

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha prohibido el cultivo de caña de azúcar en el 81% del territorio nacional, mediante un decreto publicado ayer, con la intención de proteger áreas de especial interés ecológico como la Amazonia, el Pantanal y la Cuenca del Alto Paraguay.

En el decreto, enviado ayer al Congreso, se dan normas concretas para el cultivo de la caña de ahora en adelante, aunque ofrece un plazo -hasta 2017- para algunas de ellas. Una de las más importantes es que los agricultores deben optar por áreas que no necesiten irrigación plena para ahorrar agua y energía. Asimismo deben emplear terrenos que permitan la mecanización y evitar la práctica de la quema de rastrojos. Además, se estimula el uso de áreas ya degradas o de pastos para la implantación de nuevos cultivos de caña.

El ministro de Agricultura, Reinhold Stephanes, ha destacado que la decisión de prohibir en casi todo el territorio nacional el cultivo de caña de azúcar ha sido una iniciativa del presidente Lula, que fue elaborada y dirigida por la ministra de la Casa Civil, Dilma Rousseff. La anotación es importante, porque Rousseff, que es candidata que Lula apoya para las elecciones presidenciales de 2010, suele ser acusada de escasa sensibilidad en materia de medio ambiente.

El ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc, afirmó que con este decreto el etanol de Brasil ya no podrá ser acusado de producirse a costa de destruir la Amazonia, ya que ahora "va a ser 100% verde". Según Minc, con las nuevas normas es como si se dejara de emitir una cantidad de CO2 equivalente a 2,2 millones de automóviles circulando diariamente.

Todas las áreas excluidas de la producción de caña suman el 81,5% del territorio de Brasil. Para plantar caña de azúcar sólo quedará cerca de un 7,5% del territorio nacional, una vez excluidas las zonas donde el cultivo no es viable. El cultivo de caña ocupa hoy un área de 8,89 millones de hectáreas, que equivalen a un 1% del territorio del país. Brasil es el mayor productor y exportador mundial de azúcar y de etanol de caña de azúcar.

Según algunas ONG dedicadas a la defensa del medio ambiente consultadas por EL PAÍS, el decreto es una respuesta positiva a las críticas de los ecologistas, que sostienen que la producción de etanol en Brasil amenaza la supervivencia de la Amazonia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS