Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca británica deberá revelar el sueldo de sus ejecutivos

El gobierno pide más transparencia para evitar salarios excesivos ligados a operaciones de riesgo

La banca británica deberá revelar cuánto cobran sus ejecutivos y traders. Al menos es lo que se propone el ministro de Economía, Alistar Starling, que ha recibido esta recomendación en un informe elaborado por el asesor de Morgan Stanley Internacional y antiguo director ejecutivo del Bank of England, David Walker, según adelanta hoy Financial Times.

La medida, que se aplicará en otoño, cuando se presente el informe final, se orienta a lograr una mayor transparencia en el mercado financiero y está en consonancia con la oleada de iniciativas reguladoras que se están emprendiendo para hacer frente a la crisis y evitar futuras coyunturas similares. De esta manera, los salarios y bonificaciones a los ejecutivos y agentes financieros podrán ponerse en conocimiento de los medios de comunicación, de los accionistas y del público en general.

Pero lo que más preocupa al Gabinete laborista es analizar si los sueldos fijados por los bancos están en consonancia con sus planes a largo plazo, es decir, evitar que los bonos y remuneraciones exageradas ligadas a operaciones de excesivo riesgo no sean un aliciente para que vuelva a hundirse la banca.

La propuesta va más allá de la actual legislación británica, que obliga a las entidades financieras a revelar cuánto ganan los miembros del consejo de dirección. A estas listas deberán añadirse ahora todos aquellos trabajadores que cobren más de la media de los asesores. Entre 200 y 300 ejecutivos se verán afectados. Y no sólo los británicos. Las principales entidades financieras que operar en el mercado británico, como Goldman Sachs o Deustche Bank, también deberán someterse al escrutinio.

La información, no obstante, será anónima. No se hará pública la identidad de los ejecutivos, al contrario de lo que ocurre en EE UU, donde los bancos están obligados a dar los nombres de los cinco miembros mejor pagados. Y no sólo los directivos ganan, algunos de los agentes financieros que más cobran son simples asesores de inversión.