Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis del motor

Una empresa china compra a General Motors sus todoterrenos Hummer

El gigante de Detroit en suspensión de pagos calcula que la venta de la marca salva 3.000 empleos.- De confirmarse la operación, sería la primera vez que una empresa china adquiere una marca de automóviles estadounidense

Nuevos tiempos para el otrora líder mundial de la industria del automóvil, en pleno proceso de reconstrucción tras acogerse ayer al tristemente célebre capítulo 11 de la Ley de Quiebras. La empresa General Motors (GM) ha llegado a un principio de acuerdo para la venta de su marca Hummer de vehículos todo terreno, un día después de declararse en suspensión de pagos. Aunque al principio no ha trascendido la identidad del comprador, después se ha sabido que ha sido la empresa china Sichuan Tenghong Heavy Industrial Machinery era la que se hacía con la marca de todoterrenos, según informa hoy en su edición digital el periódico The New York Times.

Sichuan Tenghong Heavy Industrial Machinery es una empresa que se dedica a la producción de equipos para la construcción de carreteras. De confirmarse la operación, sería la primera vez que una empresa china adquiere una marca de automóviles estadounidense. La empresa forma parte del sector privado, pero la operación necesitaba el visto bueno de Pekín. Según lo pactado, no se espera que se revele el precio de la compra.

El acuerdo, que tras desvincularse de Opel y poner el cartel de se vende a Saab inicia con este movimiento el proceso para desprenderse de sus marcas no rentables como Pontiac, estipula que el comprador realizará una inversión significativa para financiar el futuro de los productos Hummer, según el gigante de Detroit, que llegó a fabricar uno de cada dos coches que circulaban por las carreteras estadounidenses .

En cuanto a la evolución del proceso judicial de suspensión de pagos, el Tribunal de Quiebras del Distrito Sur de Nueva York que lleva el caso ha autorizado al grupo automovilstico a seguir con las actividades de producción de vehículos y con la aplicación de incentivos comerciales, al tiempo que ha dado luz verde al acceso a 15.000 millones de dólares (unos 10.500 millones de euros) por parte de la corporación.

Estos 15.000 millones de dólares forman parte de la inyección de liquidez de 33.300 millones de dólares (23.450 millones de euros al cambio actual) que General Motors recibirá del Tesoro estadounidense y de los Gobiernos de Canadá y Ontario.

Ford y General Motors mejoran sus ventas

Ford, la única de las tres grandes compañías automovilísticas estadounidenses que no está en quiebra, aumentó sus ventas en abril en EEUU en un 20 por ciento hasta los 155.954 vehículos, la cifra más alta desde julio del 2008. El fabricante ha asegurado que la fuerte subida de las ventas le permitirá aumentar la producción en el segundo y tercer trimestre de este año. A finales de mayo, el inventario de Ford ascendía a 350.000 vehículos, el equivalente a 56 días de demanda, 41.000 unidades menos que en abril y 210.000 vehículos menos que hace un año.

Por su parte, las ventas de General Motors (GM) en Estados Unidos durante mayo aumentaron un 11 por ciento con respecto a las de abril, pero fueron un 30% inferiores a las de hace un año, dijo hoy el fabricante de automóviles estadounidense. GM dijo que la venta de 191.875 vehículos en mayo fue el mejor resultado en lo que va de año. "Fuimos capaces de registrar nuestro mejor mes de ventas en mayo a medida que vemos más señales positivas en el mercado", han asegurado.

Opel recibe la primera inyección de capital público para garantizar su futuro

El productor automovilístico alemán Opel recibió la primera ayuda financiera estatal con el primer tramo de un crédito puente por un monto de 300 millones de euros que garantizará su continuidad pese la insolvencia de la matriz General Motors.

El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, ha anunciado el abono de este primer tramo del crédito puente del Estado, que tiene una cuantía total de 1.500 millones de euros y que ha sido asegurado por el Gobierno alemán y los estados federados.

En declaraciones a la emisora pública de radio Deutschlandfunk, Steinbrück ha subrayado que, en contra de los previsto en un principio, el grupo austro-canadiense Magna, nuevo gran accionista de Opel, no se verá obligado a participar en esa financiación para el rescate de la empresa automovilística.

Más información