Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho meses a la baja del Euríbor

El indicador hipotecario cierra mayo en el 1,644% y permitirá un ahorro medio de 275 euros al mes. -Fin a la racha alcista de las últimas siete jornadas

El euríbor ha cerrado hoy el mes de mayo en el 1,644%, su tercer mínimo histórico consecutivo tras los marcados en marzo (1,909%) y abril (1,771%), lo que supondrá para las hipotecas suscritas hace un año que se revisen en junio un descuento de unos 3.300 millones de euros al año o 275 euros al mes. Además, el indicador, que fija el precio de la mayoría de créditos para comprar vivienda concedidos en España, ha roto hoy la racha al alza de las últimas siete jornadas tras bajar al 1,631% y, según los expertos, todavía hay margen para nuevos descensos.

Desde octubre, fechas en las que el BCE inició la política de rebajas en el precio del dinero, el euríbor ha cedido 3,6 puntos porcentuales hasta el 1,644% actual. No obstante, en las últimas jornadas se ha alejado de su mínimo intradía del 1,595% que marcó el pasado 19 de mayo. Pese a esta pequeña racha alcista, los analistas consultados coinciden en señalar que el indicador no ha cambiado de tendencia y se moverá a mediados de año en torno al 1,5%.

La caída de mayo, cuyo dato debe ser confirmado por el Banco de España en los próximos días, vuelve a batir otro récord, ya que supondrá un ahorro de hasta el 45% para aquellos que tengan una hipoteca a tipo variable con plazos más altos y que vayan a actualizarla con el dato de mayo, según infoma Luis Doncel. O del 30% si el plazo es algo menor, de 25 años. En este caso, una familia que deba al banco 150.000 euros con un diferencial sobre el Euríbor del 0,5% pasará a pagar 646 en lugar de los 921 que tenía que desembolsar hasta ahora. Es decir, que en el próximo año se ahorrará la friolera de 3.300 euros.

Pero estas mejoras sólo las notarán en toda su magnitud los afortunados que no hubieran acordado un tipo mínimo con su entidad financiera. Estas cláusulas se firmaban en los tiempos en los que el Euríbor estaba por los cielos y nadie pensaba que fuera a caer tanto. Tampoco lo disfrutarán los que suscriban préstamos nuevos, ya que las entidades, que no trasladan en toda su magnitud la caída de tipos, están fijando unos diferenciales muy altos.

El frenazo en el ritmo de descensos se debe, en opinión de los analistas, a que el mercado parece haber comenzado a apreciar cierta mejoría en la situación económica, a lo que se suman las mayores facilidades de liquidez con que cuentan las entidades financieras después de que el Banco Central Europeo (BCE) aprobara en su reunión de mayo medidas "no convencionales" para reactivar el mercado financiero.

La institución europea decidió entonces reducir la facilidad marginal de crédito hasta el 1,75% para facilitar el acceso de las entidades a la liquidez, además de prestar dinero a los bancos más tiempo y comprar bonos garantizados denominados en euros. Los expertos señalan también como origen del pequeño repunte vivido por el indicador en mayo la debilidad del dólar frente al euro y la certeza de que el BCE mantendrá inalterados en el 1% los tipos de interés en la zona del euro en su reunión de junio.