Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU prepara la quiebra inminente de Chrysler mientras General Motors cierra 13 factorías

Los gigantes del sector del automóvil, en serios problemas.- La bancarrota de Chrysler, negociada a cambio de mantener el plan de pensiones, podría estar lista para la semana que viene.- Los cierres de GM son temporales

Día aciago para la industria estadounidense del motor. Dos de sus buques insignia, Chysler y General Motors, sumidos en serias crisis de modelo productivo y al borde de la quiebra, han anunciado este jueves medidas traumáticas para su futuro próximo: GM cerrará plantas para adecuar la producción y el Gobierno está preparando la aplicación de la ley de quiebras sobre Chrysler.

En concreto, el Departamento del Tesoro está preparando la apliación del capítulo 11 para declarar la bancarrota de Chrysler, que podría producirse la semana que viene, según ha adelantado The New York Times, que cita fuentes sindicales . El Tesoro habría llegado a un acuerdo con el Sindicato de Trabajadores del Automóvil para preservar el plan de pensiones de sus miembros y el seguro médico a condición de que se acojan a la bancarrota.

Por su parte, General Motors ha anunciado este jueves que, debido a la crisis del sector, cerrará temporalmente 13 plantas de ensamblaje en Norteamérica, lo que le permitirá reducir la producción en unos 190.000 vehículos. En un comunicado, explica que esta medida le permitirá reducir el inventario de vehículos que tienen en la actualidad los concesionarios, y que es muy alto debido a la depresión en la demanda, y ajustar la producción a las necesidades del mercado.

La compañía estadounidense, que se encuentra en serios problemas para sobrevivir, situación que ha llevado al gobierno de EE UU a optar por dos soluciones: su quiebra controlada o la entrada de capital público en la compañía.

Precisamente este jueves se ha sabido también el interés de la italiana Fiat en Opel, filial de GM también inmersa en serios problemas por la crisis y el modelo de producción. La crisis ha afectado incluso a los productores japoneses, los que en un principio se encontraban en mejores condiciones, según se demuestra en los distribuidos en las últimas horas sobre la situación de la industria.