Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiat se interesa por Opel

La marca italiana, a punto de la quiebra hace cuatro años, ya llegó a un acuerdo con Chrysler y ahora estudia salvar a la marca alemana de la difícil situación en la que se encuentra

El apetito de la otrora moribunda Fiat parece insaciable. Si hace tres meses llegó a un acuerdo, aún por concretar, para hacerse con el 20% de Chrysler, uno de los gigantes del automóvil en EE UU, golpeados todos ellos en mayor medida por la crisis y por un modelo de negocio obsoleto, ahora apunta a Opel, convertida en una filial europea de General Motors e inmersa en serios problemas que amenazan incluso con su supervivencia.

Según la página web del diario Spiegel, que cita fuentes "próximas a la negociación" el objetivo de Fiat es hacerse con el control de la compañía y para ello contaría con el apoyo de la casa matriz de Opel, GM, y del gobierno alemán, que rechaza las ayudas directas para la compañía, uno de los emblemas de la industria alemana.

A este respecto, el presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, ha asegurado al respecto que la compañía no ha tenido "conversaciones directas" con GM sobre Opel, según informa la agencia Bloomberg. Fiat no tiene "nada que anunciar sobre Opel", ha añadido. Por parte de General Motors, tampoco se ha llegado a confirmar la existencia de negociaciones.

Sin embargo, Roland Koch, gobernador del estado de Hesse, donde tiene su cuartel general la empresa alemana, ha asegurado que "al contrario de lo que se dijo en un primer momento, sí hay inversores interesados" y ha añadido que "es bueno que haya interés por la compañía", aunque ha querido aclarar que "es evidente que todavía no hay decisiones tomadas", según informa el The New York Times, Fiat and Magna Steyr, un fabricante austriaco, son los dos inversores a los que apunta Koch.

Un giro radical

En caso de confirmarse, la alianza, del tipo que fuese, de Fiat con Opel permitiría a la marca italiana afianzar sus posiciones en Europa y sobrepasar los 2,2 millones de coches que produce cada año en la actualidad, un objetivo deseado desde hace tiempo por Marchionne. Los sindicatos temen que un acuerdo con Fiat lleve al cierre de fábricas y a la destrucción de puestos de trabajo, según las declaraciones del presidente del comité de empresa de la compañía, Klaus Franz.

La situación de Opel ha llevado ya en el pasado a otros inversores a interesarse por su control. A principios de mes, el emirato Abu Dhabi ya se mostró interesado por adquirir la compañía a través de su fondo soberano.

Hace cuatro años, Fiat afrontaba serias dificultades para sobrevivir. Fue entonces cuando apostó decididamente por un modelo de coches más pequeños, ecológicos y tecnológicos que le han hecho triunfar y han alejado de su imagen aquella broma estadounidense que decía FIAT= fix it again, Tony (arréglalo otra vez, Tony).