Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De porteros a conserjes

Muchas comunidades venden o alquilan la vivienda para reducir gastos

En la Comunidad de Madrid existen unos 20.000 porteros y conserjes de fincas urbanas. La figura del portero, que habita en el edificio, se ha ido reciclando, y aproximadamente un 30% de ellos se han transformado en conserjes o en trabajadores que prestan ese mismo servicio en empresas, según cálculos del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid.

Muchas comunidades de propietarios han suprimido en los últimos años el servicio de portería y han puesto en venta o en alquiler su vivienda para hacer frente a gastos comunitarios o tener un ingreso extra. Algunos otros porteros han decidido desvincularse de la relación laboral que les implica vivir en el mismo lugar donde trabajan. Además, el hecho de residir en una vivienda propiedad de la comunidad supone una merma del 15% de su sueldo, explica Ángel Mancheño, presidente del Sindicato Independiente de Trabajadores de Fincas Urbanas (SIFTU), el más potente en el sector.

El sueldo del conserje es un 15% superior al del portero porque no reside en una vivienda propiedad de la comunidad

Para suprimir el servicio de portería se requiere el voto favorable de las tres quintas partes de los propietarios, que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación.

Y para vender la casa del portero es preciso que la vivienda no esté vinculada a otros intereses que no sean los de la propia comunidad de propietarios. Además, hay que fijar un nuevo coeficiente o cuota de participación para el nuevo piso que se convierte en independiente. Y es necesario que los acuerdos se obtengan por unanimidad. "Única y exclusivamente mediante una decisión unánime de todos los integrantes de la comunidad de propietarios, estén al tanto o no de sus pagos, puede venderse la portería", recalcan los administradores de fincas de Madrid.

Si la comunidad de vecinos decide alquilar la casa necesita el acuerdo de las tres quintas partes del total de los propietarios. El conserje sigue siendo una figura muy valorada en inmuebles o urbanizaciones de nivel socioeconómico medio y alto. Un conserje, que supone cerca del 40% del presupuesto total de una comunidad de vecinos, es rentable a partir de 40 o 50 viviendas.

En las nuevas promociones en las que se agrupan varias fincas se suele contratar a un único conserje para reducir el coste por propietario. Pero los conserjes tienen un serio rival. No son pocas las comunidades dotadas de servicios de todo tipo (piscinas, canchas deportivas...) que optan por contratar empresas de servicios. Aunque, "con la contrata, cada día acude un trabajador nuevo, y el conserje aporta el valor añadido de conocer a cada uno de los vecinos", explica Mancheño.

Porteros y conserjes de fincas están a la espera de que la Comunidad de Madrid dé el visto bueno al nuevo convenio firmado por CC OO, UGT y SIFTU, tras cinco años rigiéndose por un documento del año 2001.

Así, de aprobarse, durante 2009, además del IPC correspondiente a noviembre (2,4%), porteros y conserjes se beneficiarán de una subida salarial del 1,5%, que se aplicará con carácter retroactivo (desde enero de 2009) y a un sueldo base de 556,50 euros. Al año siguiente será del 1,%, y al siguiente, del 0,80%, según Mancheño.