Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ONU: En España, o sin casa o sobreendeudados

Los embargos aumentarán un 194% y unas 180.000 familias latinoamericanas perderán su casa

La ONU apunta que el principal detonante de la crisis ha sido el abandono de la política de vivienda en manos del mercado. Los Estados, a su juicio, han realizado cuantiosas inversiones para atraer capitales internacionales e invertido en crear regulaciones e instituciones para asegurar beneficios al sector financiero. "Estos capitales en ningún caso han contribuido a facilitar el acceso generalizado a una vivienda adecuada", según el informe anual presentado por Raquel Rolnik, relatora de la ONU, sobre la situación del derecho a la vivienda ante el Consejo de Derechos Humanos.

En paralelo, el sector inmobiliario se ha enriquecido mientras el derecho a una vivienda adecuada se esfumaba y las familias se sobreendeudaban de una forma sin precedentes. Sostiene que la especulación ha llevado a la mayor burbuja de la historia, y, en ese capítulo, España merece mención como uno de los países donde más ha subido el precio de la vivienda en relación con la subida salarial.

Denuncia la concesión de créditos indiscriminados y la generalización de las subprime también "en el Estado español". Aquí "se llegó a financiar el 100% del valor del inmueble, a condonar intereses durante los primeros meses tratándose de gente joven, a prolongar las hipotecas (de 20 a 40 años) o a estimularlas con intereses variables", apunta.

Partiendo de información del Consejo General del Poder Judicial, calcula que los embargos aumentarán en 2009 un 194% respecto a 2007, y que afectarán más a colectivos, como las 180.000 familias latinoamericanas que podrían perder su vivienda.

Entre las recomendaciones, que los Estados diferencien el derecho a la vivienda del de la propiedad privada y den prioridad a un parque de alquiler asequible y estable. Rolnik apremia a los Gobiernos para que afronten el problema de la vivienda con la misma urgencia y predisposición con que lo están haciendo frente a la crisis financiera internacional.