Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado británico aumenta su participación en Lloyds hasta el 65%

El acuerdo entre el banco y el Gobierno incluye la ampliación de la línea de crédito de la entidad y la garantía estatal de 290.000 millones de euros en activos tóxicos

Lloyds Banking Group ha confirmado hoy que el Estado británico va a aumentar su participación en la entidad hasta un 65% desde el actual 43%. El acuerdo que han firmado el Tesoro británico y la entidad incluye además que el Estado garantice casi 290.000 millones de euros (260.000 millones de libras) de activos tóxicos del banco (deudas incobrables y activos de riesgo) en aplicación de su Programa de Protección de Activos, puesto en marcha el pasado 19 de febrero para facilitar a la banca la normalidad en la concesión de créditos. La mayor parte de estos activos tóxicos proceden de la cartera hipotecaria del HBOS, la entidad que el Lloyds rescató el pasado mes de septiembre en una operación coordinada desde el Ejecutivo británico.

A cambio, la entidad tiene la obligación de disponer 31.175 millones de euros (28.000 millones de libras) en líneas de crédito a particulares y empresas durante los próximos dos años. La operación supone un duro golpe para el presidente de Lloyds, quien ha repetido en numerosas ocasiones que no quería que el Estado tuviera una participación superior al 43% actual.

Lloyds se vio obligado a buscar la ayuda estatal como consecuencia de su fusión con Halifax Bank of Scotland (HBOS), que recientemente informó de unas pérdidas de cerca de 12.250 millones de euros (11.000 millones de libras). En una operación apoyada por el Gobierno, Lloyds adquirió el pasado mes de enero para evitar el colapso del grupo bancario.

La intervención del Lloyds completa el llamado segundo plan de rescate del sector bancario en Reino Unido por valor de más de medio billón de libras que tiene el nombre de Programa de Protección de Activos tras ampliar su participación en el Royal Bank of Scotland, la entidad más afectada por la crisis del archipiélago, en 14.500 millones hasta el 95% de su accionariado. Al acogerse al plan, los bancos deben informar al Estado de cuánto esperan perder por culpa de sus activos tóxicos y el Tesoro puede asegurar hasta un 90% de las pérdidas adicionales previstas.

Frente a estos dos bancos, la tercera entidad del país, HSBC, ha optado por una macroampliación de capital de 12.500 millones de libras (14.125 millones de euros) a través de la emisión de nuevas acciones, así como el cierre de la actividad de préstamos de consumo en Estados Unidos, bajo las marcas HFC y Beneficial; en lugar de acudir a las ayudas del Gobierno.