Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los promotores arremeten contra el Gobierno por no avisarles de la llegada de la crisis

El estancamiento del mercado hunde los visados de vivienda un 60%

El presidente de la Asociación de Promotores de Barcelona (APCE), Enric Reyna, ha reprochado hoy al Gobierno que no advirtiera antes de la crisis económica, lo que hubiera permitido al sector tener más tiempo para "prepararse mejor" para hacer frente a la situación.

En un acto sobre El sector inmobiliario ante un escenario de crisis, al que han asistido un centenar de empresarios, Reyna ha explicado que no fue hasta principios del verano de 2008 cuando el Ministerio de Economía "reconoció abiertamente" la existencia de una crisis financiera. Sin embargo, ha subrayado, ya hacía tiempo que la crisis estaba afectando al conjunto de la economía, y no sólo al sector inmobiliario, como en un principio se dijo, alegando un necesario ajuste de precios o una ralentización del mercado.

Sobre las medidas que ha instrumentado el Ejecutivo central, orientadas a inyectar liquidez en el sistema, la principal preocupación de los constructores y promotores es que el crédito llegue a empresas y familias, algo que, por el momento, no se está produciendo. "La realidad es tozuda y hasta ahora parece ser que estas medidas no funcionan. El dinero no ha llegado ni a empresas ni a familias", ha reiterado el presidente de la APCE.

Reyna ha instado a las entidades financieras a sentarse en una mesa con los promotores para explicar "cuál es la realidad, si hay dinero o no" y si va a haber facilidades de cara a facilitar el crédito a la ciudadanía. "Si no se produce este hecho y en su lugar vamos poniendo paños calientes, difícilmente vamos a salir de la crisis (...). Optimismo es lo que necesitamos y realidad es lo que exigimos", ha remarcado.

Caída de los visados

En este sentido, la acumulación de stock provocada por el descenso en las ventas de pisos está obligando a las promotoras y constructoras a revisar sus proyectos y tirar de tijera para hacer frente a un 2009 que se prevé más que difícil. Así, tras conocerse ayer que las inmobiliarias cerraron 2008 con 1,05 millones de viviendas nuevas sin vender en España, hoy el Ministerio de Fomento ha publicado que los visados autorizados de obra nueva para uso residencial han caído un 59,9% entre enero y noviembre de 2008, hasta las 247.446 unidades.

Según los datos de los colegios de arquitectos que recoge el departamento dirigido por Magdalena Álvarez, este descenso es es fruto sobre todo de la fuerte bajada, del 62,3%, en las viviendas en bloque. En concreto, en los once primeros meses del pasado ejercicio en esta tipología residencial se han visado 197.023, mientras que en las viviendas unifamiliares el descenso ha sido de un 47%, hasta las 50.417 unidades.

De hecho, noviembre ha sido el mes en que menos pisos se visaron en 2008, a falta de conocer el dato de diciembre, con 15.377 (12.215 de viviendas en bloque y 3.162 unifamiliares), lo que supone un descenso del 65,2% respecto al mismo mes de 2007 y el peor dato en dos décadas.

Tres años para vender el stock

De cara al futuro, el avance de un informe de José García-Montalvo, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, presentado ayer en la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) advierte que de seguir el ritmo medio de ventas del año pasado, en constante decrecimiento, las empresas tardarán tres años y un mes en deshacerse de todo este volumen de pisos, según informa Lluís Pellicer.

Los datos de visados son uno más de los que vienen a reflejar la severa crisis que está viviendo el sector inmobiliario español. Su descenso fue ya patente en 2007, cuando se alcanzó la cifra más baja desde 2003. En 2007, los visados autorizados alcanzaron las 651.427 unidades, un 24,7% menos que en 2006. En 2003 se visaron para construir 636.332 viviendas. Desde entonces la cifra no dejó de crecer año tras año, y llegó a su punto culminante en 2006, con 865.561 certificados autorizados.

En otro orden de cosas, la tasa media de paro en el sector de la construcción en España se ha situado en el 14,9% al cierre de 2008, según un informe elaborado por la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT) y el Centro de Predicción Económica de la Universidad Autónoma de Madrid (CEPREDE). No obstante, a pesar de la alta tasa de desempleo, la temporalidad ha caído al 45,7% en el cuarto trimestre, frente al 41,3% registrado en los tres primeros meses del año.