Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

El paro en EE UU alcanza su nivel más alto desde 1994

El dato desborda las previsiones con 603.000 nuevos desocupados y eleva la tasa al 6,5%.- La moderación del consumo en septiembre, clave para llegar a las peores cifras mensuales desde 2001

La economía de EEUU ha destruido en lo que llevamos de 2008 casi 1,2 millones de puestos de trabajo, de los que 240.000 se perdieron el pasado mes de octubre, cuando el índice de desempleo llegó al 6,5 por ciento, el mayor desde marzo de 1994. Según informó hoy el Gobierno, la cifra de octubre se produce después de los 284.000 empleos que se destruyeron en septiembre, y que fue la mayor en siete años. En octubre, según las cifras oficiales, el número de parados creció en 603.000 y llegó a 10,1 millones de personas, la mayor en un cuarto de siglo. La cifra de personas que trabajan a tiempo parcial aumentó en 645.000 y llegó a 6,7 millones.

Más de la mitad de la destrucción de empleo sufrida a lo largo del año se ha producido en los últimos tres meses. En concreto, en agosto se destruyeron 127.000 empleos y en septiembre un total de 284.000, el peor mes desde 2001, una vez revisadas al alza las cifras. El Departamento de Trabajo subrayó que los sectores de la construcción, las manufacturas y el comercio minorista continuaron destruyendo empleo, mientras que la minería y los cuidados sanitarios crearon nuevos puestos de trabajo.En el sector de la construcción se perdieron 49.000 empleos.

La noticia no ha sorprendido a los analistas puesto que agencias como Bloomberg ya se habían mostrado especialmente negativas en sus previsiones. Los expertos citados por la prensa estadounidense aseguran que la moderación del consumo, verdadero motor de la economía de EE UU, se ha convertido en el principal factor de crecimiento del desempleo, al que también ha contribuido un parón en la contratación de empleados en aquellas empresas más afectadas por la crisis, según informa The New York Times. Estos datos son una muestra más de la difícil situación que va a heredar el presidente electo, Barack Obama.