Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

La crisis cuesta 2,4 billones a las empresas del sector financiero

El Banco de Inglaterra duplica las anteriores cifras y advierte de que podría llegar a los 6,8 billones con las ayudas de los gobiernos

El Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) ha cifrado hoy en 1,8 billones de libras (2,4 billones de euros) las pérdidas sufridas por las instituciones financieras -bancos, aseguradoras y fondos de inversión- de todo el mundo en la actual crisis económica. Esta cifra, incluida en su informe semestral sobre la City (centro financiero de Londres), publicado este martes, dobla cálculos anteriores sobre pérdidas potenciales de los bancos. Además, advierte de que si se tuviera en cuenta el gasto asumido por los bancos centrales y los gobiernos para intentar recapitalizar las entidades el total se elevaría hasta unos 5 billones de libras (6,8 billones de euros).

Por regiones, en Estados Unidos las pérdidas han pasado de 739.000 millones de dólares (591 millones de euros) a 1.57 billones de dólares (1,25 billones de euros) y en Europa de 344.000 millones a 785.000 de euros. Según el informe, los gobiernos de este lado del Atlántico han gastado más de 1,1 billones de dólares (880.000 millones de euros) en el rescate del sector financiero. En este sentido, el BoE añade que los planes de rescate diseñados por los Ejecutivos de cada país para atajar la situación podrían reducir las pérdidas entre un tercio y la mitad.

Además, los cálculos del instituto emisor del Reino Unido supera con mucho las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, que hace apenas un mes cifraba en 1,3 billones de dólares (unos 1,04 billones de euros al cambio actual) el coste de las turbulencias financieras, que ya era un 30% superior a sus previsiones anteriores. La multiplicación de esta cifra da buena muestra del rápido empeoramiento que han sufrido los mercados financieros desde la caída de Lehman Brothers y la intervención de la aseguradora AIG el pasado mes.

El banco emisor del Reino Unido aboga por una drástica reforma del sistema bancario mundial para prevenir una repetición de lo sucedido y señala que, a su debido tiempo, podrían reducirse en un tercio o incluso la mitad las pérdidas sufridas hasta ahora.

El llamado Informe sobre Estabilidad Financiera señala que los 50.000 millones de libras (62.000 millones de euros) comprometidos por el Gobierno británico para ayudar a los bancos de este país en dificultades representan un balón de oxígeno al evitar que se vean obligados a vender rápidamente activos a precios de saldo.

El Banco calcula que las pérdidas de valor de sus activos a las que se enfrentan las distintas instituciones financieras en el Reino Unido se han más que duplicado con respecto a los cálculos que se hicieron el pasado abril.

Según el informe, las pérdidas por valor de mercado en el Reino Unido son de 123.000 millones de libras (casi 191.000 millones de dólares o 153.000 millones en euros) mientras que en abril se hablaba de sólo 63.000 millones de libras (78 millones de euros). Hasta ahora, sin embargo, los bancos británicos sólo han rebajado el valor de sus activos en menos de 20.000 millones de libras (25.000 millones de euros).

Pérdida de valor para los hipotecados

El Banco de Inglaterra predice que uno de cada diez personas que tienen una hipoteca en el Reino Unido- 1,2 millones en total- va a encontrarse con que su vivienda vale menos que el crédito suscrito para comprarla. Alrededor de medio millón de personas se encuentran ya con que el dinero que deben supera el valor de su vivienda como consecuencia de una caída del 15% del valor medio de las propiedades inmobiliarias desde el pasado verano.

Una nueva caída similar de los precios del sector llevaría a esa misma situación a otros 700.000 de los 11,7 millones de británicos que se han hipotecado para comprar sus viviendas.

La crisis financiera que afecta al Reino Unido es la peor desde el estallido de la Segunda Guerra Mundial, reconoce el informe, que expresa su preocupación por la inestabilidad que pueda resultar de los problemas a que se enfrentan aseguradoras y fondos de alto riesgo.

"Existe el peligro de que los inversores muy apalancados (que han suscrito créditos muy elevados para invertir), como los fondos de alto riesgo, se vean obligados a liquidar activos en acciones debido a la escasez crediticia", advierte el Banco.

Por su parte, las compañías de seguros, aunque no tengan el mismo problema de excesivo apalancamiento, presentan, según el informe, otros problemas potenciales, en especial si sus inversiones incumplen las reglas de adecuación de capital. Otro peligro estriba en la posibilidad de que las agencias rebajen la calificación de riesgo de las aseguradoras, lo que socavaría su liquidez ya que se les exigiría mayor colateral.