Aviación Civil suspende la licencia de Futura

La aerolínea revela que todos sus planes de viabilidad se han visto "frustados por falta de inversor"

La Dirección General de Aviación Civil ha decretado hoy la suspensión de la licencia de explotación de la aerolínea Futura, lo que permite que ésta pueda ser reactivada si antes del 1 de enero de 2009 un inversor estuviera dispuesto a reflotar la compañía. La decisión de Aviación Civil, organismo que depende del Ministerio de Fomento, se produce tras vencer el plazo dado por éste sin que Futura haya encontrado un inversor que hiciera viable el plan de negocios que la aerolínea presentó el pasado día 13, según se informa en un comunicado emitido hoy por la propia compañía. Fuentes de Aviación Civil han apuntado que la suspensión del permiso es temporal, pues "nunca se derogan las licencias de forma definitiva, hasta que no vencen", lo que en el caso de Futura coincide con el 1 de enero de 2009.

Más información

En su nota, la aerolínea balear de vuelos chárter reconoce que la aerolínea atraviesa "uno de los momentos más difíciles" de sus 18 años de historia. El comunicado, colgado esta mañana en la página web de la compañía y dirigido a empleados y colaboradores, coincide con una concentración de buena parte de los 1.200 empleados que tiene la aerolínea ante la sede de la empresa para protestar por la falta de información sobre el proceso concursal.

"Siempre transparencia"

Los máximos responsables de Futura aseguran, sin embargo, que se han comunicado con sus empleados -a los que agradece sus años de dedicación y trabajo en la empresa- y que, precisamente, "lo más difícil" ha sido explicarles la situación en la que se encuentra la compañía . "Hemos intentado siempre hacer prevalecer la transparencia en nuestras relaciones laborales, ahora no podía ser diferente y, desde hace dos meses, hemos informado a los representantes de los trabajadores de los problemas que acontecían", relata la dirección.

Además de los factores comunes a otras compañías aéreas, como la subida del precio del combustible, la depreciación del dólar y la libra esterlina y "el cambio radical de la economía internacional", Futura señala como uno de sus mayores problemas el hecho de tener que enfrentarse a una crisis mundial sin pertenecer a "un gran grupo" empresarial que pudiera servirle de apoyo.

Pérdida de importantes clientes

A esta circunstancia, Futura suma que este año ha sufrido la pérdida de varios e importantes clientes como el irlandés Budget Travel, que redujo su contrato con la compañía balear de 62 series de vuelos a 12 este verano; o el de otro tour operador alemán cuya identidad no especifica en la nota. La caída de ingresos, unida al aumento de costes fijos y el hecho de que la llegada de Hutton&Collins al accionariado de la empresa no aportara más que la inversión "justa" para pagar a los anteriores socios mayoritarios, llevó a la compañía a carecer de la financiación necesaria para hacer frente a las pérdidas de este ejercicio, justifica la dirección.

Los autores de la carta también han querido aclarar algunos puntos que, durante estas últimas semanas, han dado lugar a "acusaciones infundadas" y, en este sentido, remarcan que en ningún momento se ha planificado el cierre de la aerolínea para crear otra. Asimismo, la dirección desmiente que se haya pensado en la empresa subsidiaria Flyant -también en concurso de acreedores- para cualquier transacción de activos de Futura, pues, aclaran, que "esto solo podría hacerse con el beneplácito de los administradores concursales y del juez.

Lo más visto en...

Top 50