La Fiscalía de Nueva York investiga las ventas en descubierto realizadas en Wall Street

El objetivo de la operación es si ha habido prácticas ilegales encaminadas a reducir el valor de algunas de las empresas que se han derrumbado recientemente en la bolsa

La Fiscalía de Nueva York ha anunciado este jueves que investiga las ventas en descubierto realizadas recientemente en Wall Street, para saber si ha habido prácticas ilegales encaminadas a reducir el valor de algunas de las empresas que se han derrumbado recientemente en la bolsa.

El fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo, ha asegurado en una teleconferencia que su oficina acumula muchas quejas sobre el daño que hacen las operaciones a descubierto, que permiten a un agente de bolsa vender un activo prestado que luego ha de ser reembolsado, por lo que al intermediador le interesa que su valor caiga. Por ello, investigará esas operaciones para ver si tienen algo que ver con la tremenda inestabilidad que sufre en estos días Wall Street, con el derrumbe de grandes gigantes financieros como Lehman Brothers, AIG o Morgan Stanley.

Más información
El Dow Jones gana el 3,59% tras las inyecciones de liquidez de los bancos centrales mundiales
Cómo hacerse aún más rico con la crisis

La decisión de Cuomo llega un día después de que la Comisión estadounidense del Mercado de Valores (SEC) anunciara en Washington medidas para aumentar el control sobre ese tipo de operaciones, que restringen aún más las impuestas a mediados de julio.

Para llevar a cabo una venta en descubierto el inversor toma prestadas acciones de una empresa, previo pago de una comisión, para venderlas y volver a comprarlas después, con la esperanza de que hayan bajado el precio y embolsarse así la diferencia antes de devolverlas al propietario. La misma operación puede hacerse en los mercados de divisas o de contratos de futuros de materias primas como el petróleo, lo que en ocasiones puede distorsionar la evolución natural de los precios en función de la ley de la oferta y la demanda.

Prácticas ilegales y rumores falsos

Cuomo teme que quienes hayan realizado ese tipo de operaciones a la vez hayan decidido propagar o facilitar la difusión de rumores falsos, o incurrido en prácticas ilegales, para sacar provecho de la baja de las acciones. Por ese motivo, ha asegurado que también pidió a la SEC que prohíba temporalmente todas las ventas en descubierto durante al menos treinta días, ya que "el mercado necesita estabilizarse" y una manera de conseguirlo es "arrancar de raíz a los vendedores en descubierto que propagan falsos rumores". Precisamente, la Autoridad británica de Servicios Financieros (FSA) ha anunciado este jueves en Londres la prohibición de cerrar nuevas ventas en descubierto hasta el próximo 16 de enero.

Los analistas creen que ese tipo de ventas estuvo detrás de la caída en picado del HBOS en el mercado londinense, que acabó con la compra de ese banco por el Lloyds TSB, anunciada este jueves, por 12.200 millones de libras (unos 15.372 millones de euros). Los reguladores entienden que ante la gran volatilidad de los mercados y las fuertes caídas que se están registrando, ese tipo de operaciones pueden agravar aún más la situación.

El director ejecutivo del organismo británico, Hector Sants, ha declarado que, aunque la venta en descubierto "es una técnica de inversión legítima en condiciones del mercado normales, las circunstancias actuales han dado lugar a mercados alterados".

En opinión del fiscal de Nueva York, el Gobierno del presidente George W. Bush ha actuado con poca eficiencia a la hora de regular los mercados financieros y, aunque reconoció que las ventas en descubierto son completamente legales, aseguró que perseguirá por la vía civil, y si cabe también penal, a quienes hayan tenido un comportamiento inapropiado en ese sentido. "No se puede conspirar para propagar información falsa y manipular el precio de las acciones", afirmó Cuomo, quien insistió en que todo el que haya realizado compras en descubierto de forma legal y apropiada no tiene nada de qué preocuparse".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS