Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La campaña de recogida de la fruta en Cataluña empleará a casi 7.500 temporeros este año

El 60% de los contratados en origen proceden de Rumanía, según el sindicato Unió de Pagesos

El sindicato Unió de Pagesos confía en gestionar 7.493 demandas de trabajo en Cataluña durante la campaña de recogida de la fruta de este año. Estos temporeros se alojarán en 79 edificios de apartamentos y casas de colonias y en 410 viviendas particulares.

Del total de demandas de trabajo, 4.967 corresponden a las comarcas de Lleida, 1.607 a Tarragona, 462 Girona y 457 Barcelona. El 60% de los contratados en origen proceden de Rumanía, aunque ya son ciudadanos de la Unión Europea, un 37% de Colombia, un 2% de Senegal y un 1% de Mauritania.

Inmigrantes sin papeles

Es la primera campaña que cuenta con temporeros procedentes de Mauritania fruto de los acuerdos con este país. El responsable de temporeros y cooperación del sindicato agrario, Joan Josep Vergé, ha indicado que esta temporada han vuelto a detectar inmigrantes sin papeles "dando vueltas por las explotaciones agrarias más que otros años" y ha explicado que han alertado a sus afiliados para que no les den trabajo porque cometerían una ilegalidad. Además, algunos tienen documentación falsa, ha dicho.

Vergé ha añadido que también han alertado a los payeses para que, en el caso de los rumanos, se aseguren de que el proceso de contratación reúne todos los requisitos ya que el solo hecho de ser ciudadanos europeos no les da derecho a poder trabajar. En este caso necesitan un contrato laboral de un año para poder participar en la campaña de recogida de la fruta.

Déficit de alojamiento

Unió de Pagesos ha lamentado el déficit de alojamientos para temporeros que hay en Girona, a diferencia de Lleida, donde sí disponen de una estructura adecuada a las necesidades con 66 alojamientos. En Girona les cuesta convencer a los ayuntamientos para que cedan temporalmente espacios donde los trabajadores puedan vivir mientras dura la campaña que empieza el 1 de septiembre y acaba a finales de mes, aunque podría alargarse hasta noviembre. En Girona disponen este año de dos alojamientos comunitarios en el Estartit, gracias a un convenio con una empresa privada y 34 casas particulares.