Deterioro económico

Los acreedores de Martinsa-Fadesa puedan pasar por el juzgado para reclamar sus deudas

El juez acepta la suspensión de pagos de la inmobiliaria por su "insolvencia inminente"

El Juzgado Mercantil número 1 de A Coruña ha declarado a la inmobiliaria Martinsa-Fadesa en concurso de acreedores, con lo que todos aquellos que tienen deudas con la compañía podrán empezar a comunicarlas a este juzgado, que se ha declarado competente para llevar este proceso.

De acuerdo con el auto, remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los administradores concursales serán la abogada Antonia Magdaleno Carmona y Bankinter representando a los acreedores, al tiempo que el Juzgado ha pedido a la CNMV que designe un tercer administrador entre su personal técnico "o bien entre otra persona de similar cualificación".

Al tratarse de un concurso solicitado voluntariamente, Martinsa Fadesa conservará las facultades de administración y disposición de su patrimonio aunque esta gestión deberá contar con la autorización o conformidad de los administradores concursales.

Más información

Los acreedores dispondrán de un mes de plazo -a contar desde el 1 de septiembre- para poner en conocimiento de la administración concursal la existencia de los créditos que les debe la compañía. Los administradores del concurso tendrán asimismo, desde esa fecha, otro mes de plazo para redactar su informe sobre la situación de Martinsa-Fadesa.

Además de la sociedad matriz, seis de sus filiales también presentaron la solicitud de suspensión de pagos en el mismo juzgado, expediente que en principio será tratado y examinado por separado, aunque la administración concursal podría pedir su acumulación en Madrid.

No obstante, el concurso de acreedores finalmente podría ser tramitado en Madrid, si así lo solicita el Juzgado de lo Mercantil número 5 donde ha recaído la petición de concurso de tres sociedades del presidente de Martinsa-Fadesa, Fernando Martín, a través de las que controla una participación del 44,46% de la inmobiliaria.

Entre tanto, la inmobiliaria ha anunciado que presentará una propuesta anticipada de convenio para pagar a sus creedores, lo que según la Ley Concursal podría implicar una quita de hasta el 50% de su deuda y un plazo de espera para el pago de hasta cinco años, aunque el Juzgado podría autorizar la superación de estos límites.

Martinsa-Fadesa presentó el pasado 15 de julio la solicitud de concurso voluntario de acreedores para garantizar la continuidad de su proyecto empresarial y poder sanear la compañía, que cuenta con una deuda de 5.200 millones de euros y un patrimonio de 10.805 millones de euros.

"Estado de insolvencia inminente"

La declaración de concurso ha sido aceptada porque, según el auto, la compañía se encuentra en "estado de insolvencia inminente" como consecuencia de la drástica disminución de su actividad durante el presente ejercicio, dado el estancamiento del mercado inmobiliaro.

En su razonamiento, el juez explica que la insolvencia "no presupone la insuficiencia patrimonial para responder al pago de todas sus obligaciones, sino únicamente la imposibilidad de satisfacerlas a sus vencimientos".

Por esta razón, aun cuando el patrimonio de Martinsa-Fadesa baste para cubrir la totalidad de su deuda, lo relevante para el juez ha sido determinar que en la situación actual la compañía no puede hacer los pagos comprometidos sin exponerse a "ejecuciones singulares".

La compañía tiene previsto reestructurar su actividad y vender activos para lo que cuenta con un patrimonio valorado, a cierre de 2007, en 10.805 millones de euros.

De esta cantidad, 6.625 millones corresponden a suelo, 3.159 millones a obras en curso, 451 millones a unidades pendientes de venta, 275,5 millones a suelo, 161,5 millones a inmuebles en patrimonio y 133 millones a campos de golf.

Miles de personas que habían comprado una vivienda a la Martinsa-Fadesa comienzan a interponer sus demandas contra la empresa. Tras la caída de la constructora, salen a la luz los numerosos casos de personas que han pagado varios miles de euros y que nunca verán construida la casa que compraron. Es el caso de José Antonio Navarro, de Valencia. Él y algunos familiares han entregado ya 35.000 euros a Martinsa-Fadesa por un proyecto que nunca verá la luz. Estos afectados compraron áticos que iban a ser levantados en un descampado donde Martinsa aún no ha colocado ni un ladrillo ya que ni siquiera tiene licencia de obras. Algo similar ha ocurrido en Colmenar Viejo, Madrid. Otro afectado, Juan Carlos, ha pagado la cifra equivalente a 20 años de ahorro por una vivienda de la que sólo hay construidos los cimientos. Los abogados especializados en la materia recomiendan a los afectados denunciar a la constructora pero seguir pagando las cuotas de la vivienda para poder exigir responsabilidadesAGENCIA ATLAS

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50