Londres abre la 'Puerta de entrada al siglo XXI' en Heathrow

La Reina inaugura la nueva Terminal 5. -La reducción de los tiempos de espera y el respeto al medio ambiente, principales retos de un proyecto que ha costado 6.100 millones

Londres / Madrid - 14 mar 2008 - 08:23 UTC

La nueva Terminal 5 del aeropuerto londinense de Heathrow, bautizado como la Puerta de entrada al siglo XXI, ha sido inaugurada oficialmente hoy de la mano de la Reina Isabel II, aunque no será hasta el próximo 27 de marzo cuando comience a operar formalmente.

Un sistema de huellas digitales agilizará los controles en los vuelos domésticos
British Airwyas calcula que los pasajeros podrán llegar con 35 minutos de antelación al aeropuerto

Más información

Para llegar hasta aquí han tenido que pasar más de cinco años de obras y el proceso público de adjudicación más largo que se recuerda en Londres, desde 1995 a 1999. La nueva infraestructura, dotada con la más novedosa tecnología para agilizar los trámites de los viajeros y equipaje, es un proyecto del arquitecto Richard Rogers, que hace apenas unas semanas también inauguró la flamante T3 de Pekín, y tiene una capacidad para absorber un tráfico de 30 millones de pasajeros al año.

La premura del estreno del aeropuerto, no obstante, quiere acallar los problemas de capacidad del aeródromo londinense, motivo de continuas quejas por parte de las aerolíneas, a pesar de ocupar lo mismo que 50 campos de fútbol repartidos en cinco plantas.

Además, tal y como ha ocurrido en el proyecto de la capital de China, la ampliación del principal aeródromo de Reino Unido entra dentro de los planes de contar con un "nuevo aeropuerto" para los Juegos Olímpicos 2012 de Londres aunque, en el caso de la T5, la capacidad del actual Heathrow -limitado a 450.000 vuelos al año y con serios problemas de acceso y aparcamiento- también han sido un condicionante importante para llevar a cabo el proyecto.

Las nuevas instalaciones han requerido una inversión superior a los 4.300 millones de libras (6.100 millones de euros), de los que 330 millones de libras (431 millones de euros) han sido aportados por la aerolínea de bandera británica, British Airways. Y para muestra de que no se escamotado en nada, un botón: sólo el acondicionamiento de las salas VIP de la terminal ha costado 60 millones de euros.

Al acto de inauguración han asistido el primer ministro de Reino Unido, Gordon Brown, y los presidentes de British Airways y BAA, filial de la española Ferrovial, Martin Broughton y Nigel Rudd, respectivamente. También han estado presentes los consejos de administración de las dos compañías, además de empleados y representantes de medios de comunicación británicos.

El primer vuelo que aterrizará el día 27 en la nueva terminal será el BA26, procedente de Hong Kong, que tomará tierra a las 04.55 horas. En cuanto al primer despegue, lo protagonizará un avión con destino París, con la salida prevista para las 6.20 horas.

El 90% de los vuelos de British Airways saldrán y aterrizarán en la nueva terminal. No obstante, los vuelos procedentes de España pertenecen al restante 10% de vuelos que utilizarán la Terminal 3, donde se concentran las operaciones de la alianza Oneworld.

Un tren de conexión unirá ambas terminales para 2011, con el objetivo de hacer más efectivas las conexiones de vuelos entre British Airways y la alianza a la que pertenece, donde también se encuentra Iberia. En la actualidad el tiempo marcado de conexión es de dos horas, pero la compañía trabaja para reducirlo en función de la demanda de los clientes.

Por otro lado, al edificio principal de la Terminal 5 se unirán dos satélites (T5B y T5C) que estarán unidos a través de un sistema de transporte subterráneo. La inauguración del primero está prevista para este mismo mes, pero la del segundo no tendrá lugar hasta mayo de 2010. En este sentido, BAA calcula que unas 60.000 personas trabajarán en el complejo, que acogerá a más de 140 tiendas y restaurantes.

Agilizar los controles

Con el objetivo continuo de reducir los tiempos de espera en los aeropuertos y agilizar los controles de seguridad, British Airways utilizará el sistema de control biométrico para los clientes que viajen en vuelos internos. Las huellas digitales de los usuarios serán escaneadas tanto en el control de seguridad como a la hora de embarcar y posteriormente, los datos serán eliminados.

En los vuelos de largo recorrido, los clientes que hayan facturado a través de Internet o en los kioscos del aeropuerto podrán realizar la revisión del visado y el pasaporte en mostradores para tal efecto, antes de pasar por el control de seguridad. Si los usuarios no han facturado, el control del visado y pasaporte se realizará en el mismo punto de recogida de equipajes o en el mostrador de servicio al cliente.

Los pasajeros deben facturar, pasar el control de seguridad y estar listos para volar al menos 35 minutos antes de la salida de sus vuelos. Si se hace con posterioridad, no se permitirá el acceso del cliente. De hecho, la distancia máxima entre los controles de seguridad y las puertas de embarque no es superior a seis minutos.

De hecho, uno de los quebraderos de cabeza de sus responsables ha sido reducir los trayectos al máximo, con lo que creen haber acabado con los angustiosos esprints para llegar al avión que hoy en día tienen lugar en el resto de terminales de Heathrow.

Además, quienes hayan realizado la facturación on line podrán dejar su maleta en cualquiera de los 96 puntos de entrega de equipaje de la terminal, con lo que se estima que sólo tardará 10 minutos desde que entra en el aeropuerto hasta que pase el control de seguridad.

Por este mismo principio de reducir los tiempos de espera de los pasajeros, la nueva T5 cuenta con 96 kioscos de facturación y 140 mostradores de servicio al cliente. El sistema de equipajes podrá manipular más de 12.000 maletas por hora, con 18 kilómetros de cintas para transportar los bultos por la Terminal.

Cómo llegar

La nueva terminal está diseñada para que los usuarios puedan prescindir de utilizar el coche para llegar a sus instalaciones. Cuenta con una estación de tren con seis andenes; dos para el Heathrow Express, dos para la línea de Picadilly del metro de Londres y dos construidas a la espera de que se ponga en marcha la conexión ferroviaria entre el aeropuerto y la zona Oeste.

También cuenta con una estación de autobuses, situada en la planta calle del parking. Para el verano, está prevista la apertura de un hotel en las cercanías de la Terminal, el Sofitel London Heathrow, que permitirá el acceso directo a la T5 a través de una pequeña pasarela cubierta.

Sin embargo, aquellos que quieran acceder en coche también podrán hacerlo. El aparcamiento de la nueva Terminal tiene una capacidad para 4.000 coches y el desvío desde la M25 facilitará la entrada directa a las nuevas instalaciones.

Cuidado del medio ambiente

La nueva terminal tendrá en cuenta aspectos medioambientales para su funcionamiento. El 85% de la demanda de calefacción del edificio se conseguirá a través de una tubería subterránea que canalizará el calor residual obtenido de la central de cogeneración de Heathrow hasta la nueva Terminal.

Para usos que no exigen agua potable, se empleará agua de lluvia y procedente de pozos, disminuyendo el gasto de agua potable en un 0%. El sistema de captación de aguas pluviales aprovecha hasta el 85% de la lluvia que cae sobre el recinto de la Terminal 5.

Además, dentro de la terminal, la iluminación será controlada digitalmente y existen luces individuales que pueden ser encendidas, apagadas o suavizadas. Todas estas iniciativas permitirán ahorrar más de 11.000 toneladas de CO2 cada año.

Imagen del interior de la nueva terminal del aeropuerto londinense de Heathrow, diseñada por Norman Foster.
Imagen del interior de la nueva terminal del aeropuerto londinense de Heathrow, diseñada por Norman Foster.BAA

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50