Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU pide a China mano dura contra la piratería

Los estadounidenses aseguran que pierden millones de dólares en sus industrias editorial, musical e informática por la desidia de China

Estados Unidos se queja de que China no hace lo suficiente para luchar contra la piratería y defender los derechos de propiedad intelectual. Por ello, ha pedido formalmente a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que establezca una comisión para dirimir las diferencias que mantiene con China por la piratería y falsificación de productos.

Según Washington los intentos de lograr que Pekín incremente sus medidas de protección de los derechos de propiedad intelectual han fracasado después de tres meses de negociaciones bilaterales.

La oficina del Representante de Comercio de EE UU, USTR en sus siglas en inglés, argumenta que estas faltas representan pérdidas por miles de millones de dólares en sus industrias editorial, de producción de música y de programas informáticos.

Al hacer el anuncio, Sean Spicer, portavoz de la USTR, dijo que la solicitud de su gobierno será considerada en la próxima reunión del Organismo de Solución de Diferencias de la OMC, prevista para fines de este mes.

Es la tercera vez que el gobierno de George W. Bush presenta un caso formal contra China ante la OMC. En septiembre de 2006 fue por una disputa sobre autopartes y en julio de este año por subsidios comerciales.

La protección de la propiedad intelectual

Las industrias de programas informáticos y del cine figuran entre las más perjudicadas. "En los últimos años, China dio pasos tangibles para mejorar la protección y el cumplimiento de los derechos a la propiedad intelectual", reconoció Spicer. Sin embargo, matizó que "todavía vemos importantes brechas que necesitan ser abordadas".

Spicer espera que con la petición a la OMC Pekín adopte políticas más agresivas contra aquellos que se dedican a la piratería de productos con derechos de propiedad intelectual o a la falsificación de marcas comerciales.

Al mismo tiempo, Washington anuncia que está dispuesto a seguir trabajando en forma bilateral en otros temas importantes con China, el tercer mayor socio comercial de Estados Unidos.