Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe se pone a 300 por hora entre Madrid y Tarragona

La operadora pública y Adif, el gestor de la red ferroviaria, autorizan la circulación de trenes en servicio comercial a esa velocidad entre el río Manzanares y el Gayá

Los trenes de alta velocidad de Renfe Operadora circularán a partir del lunes día 7 a una velocidad máxima de 300 Km/h entre Madrid y Camp de Tarragona, lo que permitirá acortar la duración del trayecto en 15 minutos, pasando de las 2.53 horas actuales a las 2.38 horas. Este cambio no afectará sin embargo a los servicios Alvia hasta Barcelona, ya que los trenes que se utilizan en ellos -de la serie 120, con ancho variable y fabricados por CAF- no pueden superar por diseño los 250 Km/h, y de hecho aún circulan a un máximo de 200 Km/h por problemas con el sistema de seguridad y señalización.

Los que seguro que tampoco alcanzarán esa velocidad aún serán los trenes de la serie 103, fabricados por Siemens. Después de ser entregados con más de un año de retraso sobre el calendario previsto -lo que le costó a la fabricante alemana una suma millonaria en concepto de indemnización- la operadora pública consiguió disponer de las primeras unidades en 2005. Dos años después estas unidades, una de las cuales registró el pasado verano el récord de velocidad ferroviaria en España al alcanzar en pruebas los 404 Km/h, siguen sin prestar servicio comercial. Una situación que se espera que cambie a partir de julio.

Sólo afecta a los trenes de Talgo, de momento

La mejora de velocidad en esta línea sólo afectará por tanto, y de momento, a los trenes de la serie 102 de Renfe, fabricados por el consorcio Talgo Bombardier y conocidos popularmente como "patos", que fueron los encargados de inaugurar en 2003 los 470 Km entre Madrid y Lleida. En esa primera fase, su velocidad estaba limitada a 200 Km/h porque todavía no había entrado en servicio el sistema de señalización y seguridad europeo, conocido como ERTMS (European Railway Traffic Management System), y debían utilizar el sistema convencional ASFA (Aviso de Señales y Frenado Automático).

La progresiva utilización de este sistema sirvió para que su velocidad máxima autorizada subiese hasta los 250 Km/ primero, y hasta los 280 Km/h después, el pasado mes de octubre (aunque en esa ocasión Renfe dejó intactos los horarios de servicio), y en un futuro debería permitir que los trenes de Talgo alcancen una punta de 330 Km/h y los de Siemens de 350 Km/h.

Respecto a la mejora de velocidad en el segundo corredor de este tipo de España, destaca el hecho de que en esta ocasión se haya autorizado no sólo para el tramo entre Madrid y Lleida, que lleva en servicio cuatro años, sino también para el comprendido entre Lleida y Camp de Tarragona, una sección del corredor que fue inaugurada el pasado mes de diciembre, hace apenas cinco meses. En cuanto al tramo que falta para completar la línea hasta la estación de Barcelona-Sants, el Ministerio de Fomento mantiene las previsiones de puesta en marcha: finales de 2007.