Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez suspende el juicio contra Ybarra por las cuentas secretas del BBV

El magistrado decidirá en los próximos días la apertura de juicio oral o el archivo de la causa, solicitada por la defensa.

El juez de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, ha decidido hoy suspender el juicio contra el ex presidente del BBVA Emilio Ybarra y otros cuatro ex directivos de la entidad acusados de un presunto delito de falseamiento de cuentas anuales por las denominadas ''cuentas secretas'', tras escuchar los argumentos de las defensas y de la acusación ejercida por el Ministerio Fiscal dentro de las cuestiones previas al juicio.

El juez decidirá en un auto que hará público en los próximos días la apertura de juicio oral o el archivo de la causa, solicitada por la defensa. Todas las defensas se adhirieron a la tesis expuesta por el abogado de Ybarra, Horacio Oliva, en la que solicitaba el archivo de la causa al no existir perjudicados. "Ni siquiera el banco reclamó los hechos", subrayó. Según expuso el abogado, los delitos societarios están considerados como semipúblicos por lo que la Fiscalía "no tiene capacidad para ejercer la acusación en solitario".

La defensa de Ybarra alegó que las operaciones financieras realizadas a través de dos cuentas inscritas en los paraísos fiscales situados en la Isla de Jersey y en Lienchestein, investigadas por la Audiencia Nacional, aportaron al BBV unos beneficios de 225 millones de euros (37.427 millones de pesetas).

Unas ganancias extracontables no contabilizadas en las cuentas anuales de 1998 y 1999 que fueron regularizadas por el ya BBVA en su ejercicio de 2000 y por las que pagó 78,1 millones de euros (13.000 millones de pesetas) en concepto de Impuesto de Sociedades, explicó Oliva.

La defensa matizó que el delito por el que se juzga a Ybarra y a los cuatro directivos no afectó a la pluralidad de personas representada por el Ministerio Fiscal, no ocasionó los daños patrimoniales que requieren los delitos societarios para ser juzgados, ni perjudicó a las cuentas del Estado por un posible fraude a la Hacienda pública.

"Capacidad ofensiva"

Por su parte, el fiscal Juan Pavía, defendió el carácter público del delito y su legitimidad alegando la "capacidad ofensiva" que posee un banco nacional como el entonces BBV para "poner en peligro el perjuicio de los accionistas, clientes y trabajadores". El fiscal destacó la posición central del banco en la economía nacional y la "generalidad de personas" que depositan en ellas sus recursos financieros.

Pavía consideró que la ocultación de estos beneficios en los ejercicios del 98 y 99 dio lugar a que 225 millones de euros se quedaran "fuera del control institucional y del conocimiento de los accionistas y trabajadores", corriendo el riesgo de desaparición y atentando contra el principio de transparencia de las entidades financieras.

La regularización de estos activos extracontables en las cuentas de 2000, a raíz de la fusión del BBV con Argentaria en octubre de 1999, dio lugar a un "desfase temporal" no permitido en el Plan General de Contabilidad, alegó el fiscal.

Dos años y medio de cárcel

La Fiscalía Anticorrupción solicita para Ybarra dos años y medio de cárcel y multa de diez meses con cuota diaria de 250 euros, tres años de cárcel y multa de doce meses con cuota diaria de 250 euros para el ex consejero delegado Pedro Luis Uriarte, el ex vicepresidente José Domingo Ampuero y el ex consejero Gervasio Collar, así como dos años y diez meses de prisión con cuota de 250 euros para Luis Javier Bastida, ex director general financiero de BBV.

La Fiscalía acusa a los directivos de BBV de un delito continuado de falseamiento de cuentas anuales, iniciado en 1987, cuando el Banco de Vizcaya decidió abrir unas cuentas por valor de 224 millones de euros en la Isla de Jersey destinadas a financiar la recompra de acciones del banco que habían caído en manos del grupo kuwaití KIO a través de su filial española Torras Hostench.

Posteriormente, estas cuentas se utilizaron, según explicaron las defensas de los imputados, para "cubrir pérdidas de tesorería" por valor de más de 76.420.000 euros y otros 1,1 millones de euros se destinaron a "donativos" dirigidos al partido del actual presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Por último, 1,4 millones de euros se destinaron a varios fondos de pensiones constituidos en American Life Company (Alico) para pagar los sueldos de varios ejecutivos del banco tras la fusión con Argentaria en 2000. Emilio Ybarra fue absuelto por el Tribunal Supremo por un delito de apropiación indebida por la constitución de estos fondos después de que la Audiencia Nacional le condenara a seis meses de cárcel.