Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CAA quiere mantener el control de tarifas en Heathrow y Gatwick

BAA, propiedad de Ferrovial, es quien cobra a las aerolíneas en estos aeropuertos.

La Autoridad de la Aviación Civil británica (CAA) quiere seguir controlando las tarifas que el operador aeroportuario BAA, propiedad de Ferrovial, cobra a las aerolíneas en los aeropuertos de Gatwick y Heathrow aunque ha propuesto eliminar los topes establecidos para el de Stansted. El director ejecutivo de BAA, Stephen Nelson, ha calificado de "insatisfactorios" los "incentivos de esta propuesta inicial".

En el caso de Heathrow, el aeropuerto europeo con más tráfico, CAA pretende limitar el incremento de tarifas al porcentaje de la inflación más entre un 4 y un 8%, mientras en el caso de Gatwick el límite se fijaría en el porcentaje de la inflación más o menos un 2%.

Según CAA, Stansted no requiere un tope porque en cualquier caso hasta ahora BAA no venía aplicando las tarifas máximas permitidas. Además ese aeropuerto, utilizado por líneas de bajo coste, se enfrenta a la competencia de otros similares, incluido el de Luton, al norte de Londres, lo que evitaría, según la Aviación Civil, la posibilidad de que BAA se aprovechara de la desregulación de tarifas.

La propuesta de CAA, que se aplicaría entre el 2008 y el 2013, se someterá a consulta y será revisada por la Comisión de la Competencia antes de que se adopte una decisión definitiva, el próximo marzo. Actualmente, el incremento máximo de las tarifas que puede cobrar BAA a las aerolíneas por aterrizaje o despegue en Heathrow es el porcentaje de la inflación más el 6,5% mientras que en Gatwick se limita al porcentaje exacto de la inflación anual. Según CAA, a pesar del nuevo sistema de tarifas, BAA tiene margen de maniobra suficiente para mejorar sus costos operativos y sus ingresos.

BAA califica la propuesta de “insatisfactoria”

En una primera reacción a las propuestas de la Autoridad de la Aviación Civil, el director ejecutivo de BAA, Stephen Nelson, calificó de "insatisfactorios" los "incentivos de esta propuesta inicial" y agregó que constituían "motivo de preocupación".

"La incertidumbre sobre los incentivos en un momento en que nos enfrentamos a una serie de importantes decisiones sobre inversiones puede afectar directamente durante años a la calidad del servicio a los pasajeros", criticó el ejecutivo.

BAA recordó que tiene previsto invertir 9.500 millones de libras (algo más de 14.000 millones de euros) en Heathrow, Gatwick y Stansted (oeste, sur y este de Londres, respectivamente) en los próximos diez años para "construir nuevas instalaciones que redundarán en mejoras para los pasajeros".