Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol YPF firma un acuerdo con Bolivia que "garantiza la seguridad de sus inversiones"

Bolivia firma nuevos contratos con las petroleras que operan en el país

Antonio Brufau y Evo Morales, en Madrid, hace unos meses
Antonio Brufau y Evo Morales, en Madrid, hace unos meses

La petrolera Repsol YPF ha firmado esta madrugada un acuerdo con el Gobierno boliviano para continuar operando en el país que "le garantiza un marco de seguridad jurídica para sus inversiones", en palabras de la propia compañía. Además de Repsol, otras nueve empresas que operan en el país llegaron a un acuerdo de renegociación de sus contratos, un paso que el Gobierno boliviano estima reportará unos 4.000 millones de euros para el pueblo en los próximos cuatro años.

Pese a los rumores de los últimos días, no ha sido hasta esta madrugada el momento en que la petrolera española y el gobierno boliviano ha firmado un nuevo contrato para la explotación de los recursos en el país andino. La firma pone fin a la incertidumbre sobre el futuro de la compañía en Bolivia después de que el pasado mes de mayo el presidente Evo Morales anunciara la nacionalización de sus hidrocarburos y diera un plazo de seis meses a las empresas que operan en el país para renegociar sus contratos.

Tras intensas negociaciones que se han prolongado hasta el último momento, la propia compañía ha asegurado en un comunicado que los nuevos contratos "garantizan la rentabilidad de las inversiones realizadas hasta el momento y la de las que se realizarán en un futuro". En la actualidad la compañía española, una de las que más ha invertido en el país, posee derechos mineros sobre 32 bloques, siete de explotación con una superficie neta de 9.264 kilómetros cuadrados y 25 bloques de explotación con un área de 2.174 kilómetros cuadrados.

Entre octubre de 1997 y marzo de 2006 la petrolera invirtió 1.167 millones de dólares y se ha convertido en uno de los mayores contribuyentes fiscales del país, con 1.275 millones de dólares de aportes por concepto de impuestos directos, patentes sobre el dominio minero y regalías y participaciones.

En un comunicado, la empresa ha explicado que el nuevo marco de garantías jurídicas permitirá el desarrollo de nuevos proyectos de inversión en el país, "lo que redundará en un mayor bienestar para la sociedad boliviana". En la actualidad la empresa española genera en Bolivia 300 empleos directos y 3.000 indirectos.

Acuerdo con ocho petroleras

Un total de ocho petroleras transnacionales han firmado un nuevo contrato para operaciones de explotación y exploración en Bolivia, justo después de vencer el plazo fijado por el decreto de nacionalización dictado por el gobierno de Evo Morales. Los acuerdos han sido firmados por el titular de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Juan Carlos Ortiz, en un acto presenciado por el presidente boliviano y otras altas autoridades del país.

Las ocho compañías, entre ellas Repsol YPF y la brasileña Petrobras, se han sumado a la franco-belga TotalFinaElf y la estadounidense Vintage que alcanzaron igual convenio el viernes pasado. El acuerdo permite al Gobierno de Evo Morales recuperar el control de los yacimientos de gas del país y con ello aumentar sus ingresos. Las empresas petroleras que explotan estos recursos tendrán que entregar "toda la producción de hidrocarburos" a la estatal YPFB y a cambio serán remuneradas, según sus contratos, con entre un 18% y un 50% de las cantidades extraídas. Por su parte, YPFB asumirá la comercialización del gas, estableciento los volúmenes y los precios para el mercado interior y para la exportación.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha prometido respeto y seguridad jurídica a las multinacionales petroleras que han pactado nuevos contratos para cumplir con el decreto de nacionalización de hidrocarburos. Morales se ha felicitado de la consecución del acuerdo que "permitirá [a Bolivia] ejercer el derecho de propiedad sobre nuestros recursos naturales". "Es la nacionalización sin indemnización que reclamaban muchos sectores de la sociedad", ha dicho. "La siguiente etapa es la industrialización".

Satisfacción española

La parte española está satisfecha con el acuerdo. El gobierno español, representado en la firma del acuerdo por el secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León, y Repsol YPF han expresado su satisfacción por el acuerdo. León ha dicho que "el gobierno español está satisfecho en la medida en que la empresa está satisfecha. Conseguimos lo que nos habíamos propuesto". Por su parte, el director general de Repsol YPF para Argentina, Brasil y Bolivia, Enrique Locutura, ha negado que Repsol haya firmado el nuevo acuerdo sólo "para salvar los trastos", sino que ahora puede trabajar y hacer nuevas inversiones, aunque tendrá que aprender a operar "con parámetros distintos".

León ha participado a última hora en las conversaciones y su ayuda ha sido importante para que Repsol obtuviera un contrato a falta de 10 minutos para que expirase el plazo de seis meses fijado por el decreto de nacionalización que Morales aprobó en mayo. Morales afirmó que España "es un socio estratégico" para Bolivia y que el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "es una garantía y una esperanza para que Europa nos pueda abrir las puertas".

Más información