Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa estudia imponer restricciones a la importación de calzado de China y Vietnam

Las autoridades europeas han encontrado pruebas de dumping en ambos países

La Unión Europea se plantea comenzar a imponer restricciones a la importación de calzado de piel procedente de China y Vietnam. Esta iniciativa se produce después de que se hayan encontrado "pruebas de peso" de que los dos países asiáticos están vendiendo por debajo del coste de fabricación (dumping). Las medidas, que aún tienen que recibir el visto bueno de la Comisión y de una mayoría simple de los Estados miembros, entrarían en vigor el próximo 7 de abril y, según los analistas, consistirían en una tarifa adicional del 20%.

Algunas de las posibles consecuencias de esta situación se traducirían en una batalla comercial con China similar a la que se produjo durante el año pasado a causa de las limitaciones a la importación de textil proveniente del país asiático.

La investigación, llevada a cabo por el Ejecutivo comunitario, tuvo una duración de nueve meses e incluyó diversas visitas a Vietnam y China. Según anunció el portavoz europeo de Comercio, Peter Power, existen pruebas de que en ambos países el Estado interviene activamente en el sector del calzado de piel, mediante financiación barata, ventajas fiscales para las empresas, y una tasación al alza de los activos. "Existen pruebas tanto de dumping como de daño" a la industria europea del calzado, destacó.

Aumentos muy notables en las importaciones

Entre abril de 2004 y marzo de 2005, la Unión Europea importó 95 millones de pares de zapatos de piel procedentes de China y 120 de Vietnam. Estas cifras representan incrementos del 320% y del 700%, respectivamente, en comparación con el año anterior, cuando todavía estaban vigentes las cuotas a la importación.

En caso de que finalmente la medida entrara en vigor el próximo 7 de abril, sería de manera provisional durante seis meses. Tras este plazo, se volvería a realizar una investigación para analizar los cambios de las autoridades chinas y vietnamitas en torno a la cuestión, y si éstas no hubieran tomado medidas para frenar la avalancha de productos, la tarifa se convertiría en definitiva durante los siguientes cinco años.

En una reciente visita a Bruselas, el ministro de Comercio chino, Bo Xilai, acogió con preocupación la posibilidad de que la UE tome medidas contra el calzado de su país y pidió al Comisario Europeo de Comercio, Peter Mandelson, que trate el problema "según el principio del libre mercado". Xilai señaló que las exportaciones de calzado chino a la UE representan sólo el 2% del valor total del comercio bilateral entre los Veinticinco y China.