Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE bloquea las importaciones de blusas chinas,que se suman a jerseys y pantalones

Se agrava la crisis por la reintroducción de las cuotas, que enfrenta a los países con industria textil con los importadores

La Comisión Europea no concederá más licencias de importación a las blusas procedentes de China después de que se haya superado la cuota para 2005 pactada el pasado mes de junio entre Bruselas y Pekín. El bloqueo a las blusas chinas se suma así al de jerseys y pantalones y agrava la crisis provocada por la reintroducción de cuotas, que enfrenta a los países con industria textil (como Francia, Italia o España, que son partidarios de las restricciones) con aquellos donde predomina la importación y los grandes distribuidores (como Reino Unido, Alemania o Suecia, que piden su eliminación).

China estaba autorizada a importar a la UE un total de 24 millones de blusas entre el 11 de junio y el 31 de diciembre, lo cual situaría la cuota total para este producto en 2005 en 73 millones de unidades, un límite que ya ha sido superado según la base de datos de importaciones de la Comisión. Pero la situacción corre el riesgo de complicarse todavía aún más en las próximas horas porque la cuota para sujetadores ya ha sido utilizada al 98,4%, y la de camisetas al 98,1%. Mientras tanto, en los puertos de la UE se amontonan los pedidos de jerseys y pantalones que superan las cuotas y que fueron encargados antes de que se decretara el cierre de fronteras.

Peligran algunos negocios

La patronal europea de los distribuidores ha denunciado que las colecciones de otoño-invierno de algunos almacenes están en peligro y que las estanterías de las tiendas podrían quedarse vacías. Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Finlandia han advertido de que las cuotas a la importación de textiles chinos destruirán puestos de trabajo, provocarán fuertes pérdidas económicas y llevarán a la bancarrota a muchas empresas de la Unión Europea.

También Alemania ha escrito a la Comisión para pedirle flexibilidad en la aplicación de las cuotas. Representantes de los Veinticinco y de la Comisión discutirán la semana que viene en Bruselas sobre posibles salidas a la crisis, entre las que se encuentra la que se ha pactado ya para los jerseys: aumentar temporalmente la cuota para permitir la entrada de todos los artículos en tránsito y descontar estas cantidades del límite de 2006. Lo mismo podría hacerse en el caso de pantalones y blusas. No obstante, esta solución todavía no cuenta con el visto bueno de las autoridades Chinas.

El comisario de Comercio, Peter Mandelson, está pendiente de hablar con su homólogo Chino, Bo Xilai, para discutir los problemas, pero sólo lo hará cuando se den las condiciones políticas, es decir, si previamente se ha logrado un acuerdo a nivel técnico. Bruselas y Pekín pactaron el pasado 10 de junio en Shangai reitroducir las cuotas, abolidas el 1 de enero de 2005, en 10 categorías de productos textiles durante un periodo provisional de 3 años para dar más tiempo a la industria europea a adaptarse a la avalancha de importaciones chinas. Las nuevas cuotas fueron respaldadas por la mayoría de los Estados miembros, incluso por muchos de los que ahora piden que se supriman.