Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los oferentes de Auna critican la demora en el proceso de venta

La entidades participantes en las ofertas se encuentran "molestas y asombradas"

Las entidades participantes en las ofertas por el grupo Auna se encuentran "molestas y asombradas" con la lentitud con que los socios de la operadora de telecomunicaciones -Santander, Endesa y Unión Fenosa- acometen el proceso de venta, según explicaron hoy fuentes conocedoras de la operación.

Algunas de estas entidades, que han presentado sus ofertas dentro del plazo marcado por el banco de inversiones Merrill Lynch, que actúa como director de la operación, critican que los accionistas de Auna hayan retrasado la apertura de sus ofertas económicas vinculantes para esperar una nueva propuesta de France Télécom.

Según las fuentes consultadas, los tres accionistas mayoritarios de Auna, que controlan el 83% del capital, justifican este retraso con la necesidad de "mirar con lupa" los detalles de los contratos de compraventa propuestos por los tres grupos de inversores, liderados por KKR, Carlyle y Ono.

Los inversores que han pujado por Auna, y que se han ajustado a los plazos y exigencias marcados por los socios a través de Merrill Lynch, opinan, no obstante, que la demora se debe a que los accionistas del grupo de telecomunicaciones se mantienen a la espera de una nueva oferta de France Télécom.

9.000 millones por Amena

France Télécom ya ha reconocido oficialmente su interés por la operadora de telefonía móvil de Auna, Amena, valorada en más de 9.000 millones de euros, a la vez que han descartado la compra de la otra rama del grupo de telecomunicaciones, dedicada a la prestación de servicios de telefonía fija, televisión e Internet.

En opinión de las fuentes consultadas, "con esta manera de hacer las cosas se favorece a quien se ha guardado sus bazas y decide entrar más tarde".

La entrada a escena de la compañía de telecomunicaciones francesa, controlada en un 34,9% por el Estado francés, pondría en dificultad la salida adelante de las ofertas presentas dentro del plazo, añaden.

Otras fuentes, también pertenecientes al grupo de oferentes, opinan que France Télécom puede sacar ventaja de su posición, aunque reconocen que "nunca nadie ha dicho con nombre y apellido cuál es el plazo de verdad para realizar la venta". Sin embargo, insisten en que es "cuando menos extraño" que los socios hayan retrasado "tanto" la apertura de los sobres con las ofertas económicas vinculantes, y que se hayan limitado hasta ahora a analizar los contratos, cuando el plazo para presentar las propuestas finalizó el pasado 11 de julio.

La oferta de France Télécom se uniría a las otras tres ya presentadas por los grupos de inversores liderados por KKR, Carlyle y ONO (competidor de Auna en el negocio del cable).

Fuentes cercanas a la operación confirmaron que el grupo que encabeza la firma Kohlberg Kravis & Roberts (KKR), acompañada por Goldman Sachs y BC Partners, mantiene la oferta presentada a finales de abril de entre 12.000 y 12.500 millones de euros por la totalidad del grupo Auna.

Además, el grupo de inversores integrado por Carlyle, Providence, Blackstone y Permira al parecer ha presentado una oferta por Amena; y Ono, junto con Providence, JP Morgan, Thomas Lee y Quadrangle otra por Auna Telecomunicaciones, y que en su conjunto suma unos 12.000 millones de euros.

Fuentes conocedoras de la operación comentan que el éxito de la oferta de France Télécom por Amena facilitaría que Ono se hiciera con la otra rama del grupo, representada por la filial Auna Telecomunicaciones. La intención de los socios de Auna es ingresar por la venta del grupo, ya sea en su conjunto o por separado, entre 12.000 y 12.500 millones de euros.