Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de BBVA y BNL apoyarán la OPA si obtienen garantías de empleo

Los representantes piden una reunión "urgente" con Francisco González

Los sindicatos representativos de BBVA y de BNL pidieron hoy una reunión "urgente" con el presidente del banco español, Francisco González, y advirtieron que condicionarán su apoyo a la operación a que se garantice el mantenimiento de los puestos de trabajo y las condiciones laborales en la entidad italiana.

En un comunicado conjunto, las siete centrales sindicales de ambas entidades reunidas hoy en Roma reclamaron a BBVA negociar un protocolo que garantice la estabilidad laboral en la Banca Nazionale del Lavoro (BNL), así como la revalorización profesional.

De manera urgente, los sindicatos -los italianos FABI, FALCRI, FIBA/CISL, FISAC/CGIL y UILCA y los españolas CC OO y UGT- quieren conocer de boca de González las condiciones de la oferta de compra lanzada por el banco español y el plan industrial que tiene previsto implantar y, además, esperan un compromiso de que habrá continuidad en el empleo.

También quieren los sindicatos que se les asegure que la oferta es beneficiosa para los clientes, los empleados y los accionistas, así como respetuosa con los intereses de la economía y el mercado financiero italiano y que, por supuesto, no se basa únicamente en los intereses del BBVA.

Si estas condiciones se dan, los representantes de los trabajadores darán su apoyo a la oferta del BBVA, al que exigirán que si la operación resulta exitosa se inicien negociaciones "para constituir el comité de empresa europeo y poner en marcha uno de alcance mundial".

"Mayor cooperación internacional"

Al margen de las peticiones realizadas, las centrales italianas y españolas han compartido la idea de que el proceso de integración del sistema bancario europeo se está acelerando y que ello requiere "una mayor capacidad de cooperación internacional".

Mientras este encuentro tenía lugar, el llamado contra-pacto de la BNL -encabezado por el constructor Francesco Gaetano Caltagirone y contrario a la propuesta de adquisición planteada por BBVA- anunciaba que se reunirá el próximo viernes para fijar su estrategia en relación con esta oferta. Este contra-pacto controla al menos el 24% del capital y previsiblemente dedicará la reunión a estudiar sus movimientos en la oferta del banco español y, de manera más inmediata, en la asamblea de la BNL, que tendrá lugar el 30 de abril o 21 de mayo, y en la que se renovará la composición del Consejo de Administración.

Fuentes financieras precisaron que, con toda probabilidad, el contra-pacto examinará el desarrollo de la oferta pública de intercambio de acciones, aprobada por el consejo de la BNL el pasado viernes con los votos a favor de 12 de los 13 miembros del consejo. También podrían negociar el grupo de empresarios inmobiliarios reunidos en torno a Caltagirone una posición común cuando la oferta se abra oficialmente, después de que se pronuncien el órgano rector de la Bolsa de Milán, la UE y el Banco de Italia.

En un primer momento, uno de los miembros del contra-pacto anunció su total oposición a la oferta del BBVA, pero unos días después, cuando ya se conocía el plan industrial del banco español, otro representante de este grupo se mostró menos contundente y abierto a estudiar la aceptación de la oferta.

En la reunión del viernes, este grupo de accionistas también podría tratar sobre los contactos que Caltagirone habría mantenido con el gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, para articular una mayoría de bloqueo, que impidiera al BBVA hacerse con el 50,01% del capital que le asegure el éxito de la oferta.

Perspectiva Standard & Poor's

Además, la agencia de solvencia y riesgos Standard & Poor's anunció hoy que mantiene la calificación de la deuda de BBVA y sube a estable la perspectiva, que había situado en revisión el pasado 21 de marzo tras anunciarse la oferta sobre la BNL.

La agencia, que destaca la experiencia de BBVA en la integración de bancos en Latinoamérica, explica que la compra de la BNL aumentaría la diversificación geográfica y de negocio del segundo banco español y le daría más posibilidades de crecimiento, dado que la entidad italiana está insuficientemente desarrollada.

No obstante, Standard & Poor's no deja de lado los "problemas políticos" que sobrevuelan la operación y que podrían poner trabas a la oferta y al proceso de integración. La agencia mantiene "en revisión" con implicaciones positivas la calificación de BNL.