Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles destinan el 55% de su salario a la compra de vivienda

El Banco de España señala que adquirir una casa en propiedad obliga a dedicar el salario de 8,2 años

La financiación de la compra de una vivienda absorbió el 55,5% del salario medio anual de los españoles en el tercer trimestre de 2004, lo que supone una aceleración de 4,1 puntos con respecto al cierre del ejercicio 2003 y vuelve a representar un nuevo máximo histórico, según datos del Banco de España.

De esta manera, el porcentaje medio del salario que es preciso destinar a la compra de una vivienda está más de 20 puntos por encima de la tasa del 33% considerada por las entidades bancarias como óptima para garantizar el pago de las cuotas hipotecarias y evitar riesgos de morosidad. Así, el imparable crecimiento del precio de la vivienda en los últimos ejercicios obliga ya a los españoles a dedicar por primera vez el salario de 8,2 años para adquirir una vivienda en propiedad, tasa que supera los siete años que eran necesarios en 2003 y supone una aceleración de tres décimas respecto al trimestre precedente.

El dato del tercer trimestre, calculado sobre el precio medio de una vivienda de tamaño medio y el promedio del salario anual (19.808,06 euros en 2002, último dato del INE), supone, además, la tasa más alta de los tres últimos años, y contrasta con los 5,6 años de salario que era necesario dedicar de media en 2001 y los 6,2 años que se precisaban en 2002.

El repunte del esfuerzo financiero para la compra de una vivienda se registra tras el encarecimiento del precio de los inmuebles en el tercer trimestre del año, hasta registrar un incremento del 16,86% en el caso de la vivienda usada y del 16,72% para la nueva. Este aumento ha motivado, a su vez, que el importe medio de las hipotecas haya crecido en parecida proporción durante este periodo.

Aumenta el crédito hipotecario

En consonancia con este aumento, el crédito total hipotecario concedido por las entidades financieras repuntó hasta el 24,6% durante el tercer trimestre y, en términos absolutos, supone ya el 71% del PIB, 8,1 puntos más que en 2003 y 22 puntos por encima de la tasa registrada en 2001.

Pese al mayor esfuerzo salarial que supone adquirir una vivienda, el encarecimiento del precio de los inmuebles ha favorecido también el incremento del valor patrimonial de las familias, ya que la riqueza inmobiliaria de los hogares creció un 20,9% en el segundo trimestre de 2004, último dato disponible.

Los datos del esfuerzo financiero que dedican las familias españolas a la compra de vivienda contrastan, en cambio, con el continuo descenso de la inversión extranjera en inmuebles españoles, que tras registrar en 2002 un incremento interanual del 27,7% y en 2003, del 16,7%, se ha desacelerado en el tercer trimestre de 2004, hasta anotarse un ligero aumento del 0,4%, frente al 4,5% del trimestre anterior.