Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de manifestantes protestan en Alemania contra los recortes de General Motors

Peligra toda la producción europea por los paros en Bochum, según un portavoz de Opel

Cerca de 10.000 personas, entre trabajadores y sus familiares, marcharon hoy desde la fábrica alemana de Opel en Bochum hasta el centro de la ciudad, para expresar su repulsa por las medidas de ahorro de General Motors y pedir que no haya ni despidos forzosos ni cierre de plantas. Los empleados de la factoría mantienen paralizada la producción de automóviles desde el anuncio del plan de reestructuración del gigante estadounidense del motor.

Hoy mismo debía decidirse si los 9.600 empleados de Bochum volvían al trabajo, después de que no haya salido ningún vehículo más de esta factoría desde el pasado jueves, cuando GM hizo públicas las drásticas medidas de ahorro, que supondrán la eliminación de 12.000 puestos en Europa, de ellos unos 10.000 en Alemania.

Otras 13.000 personas se concentraron ante la fábrica central de Opel en Rüsselsheim, cerca de Fráncfort, siguiendo el llamamiento de los sindicatos a celebrar hoy una "jornada de acción" en todas las cadenas de montaje del consorcio estadounidense. La producción fue paralizada en esta planta esta misma mañana para poder acudir a la cita con los manifestantes. En Kaiserslautern, en el Estado federado de Renania-Palatinado, otros 2.000 empleados también protestaron contra la supresión de unos 450 puestos en este centro y en señal de solidaridad con los demás compañeros de Opel.

Amenazada la producción en Europa

Un portavoz de Opel ha advertido de que el conjunto de la producción de la marca filial de General Motors en Europa corre peligro debido a la interdependencia existente entre todas las fábricas del continente. De hecho, en la planta de General Motors en Amberes (Bélgica) ya se ha interrumpido la fabricación del modelo Opel Astra al no suministrar ejes y motores necesarios la factoría alemana de Bochum. Además, fuentes de la compañía en Rüsselsheim señalaron que la próxima planta amenazada por falta de componentes es la británica de Ellesmere Port, donde se producen los modelos Vauxhall/Opel Astra y Vectra, al no haber el suministro de Bochum.

En el Reino Unido se prevé la reducción de 340 puestos en Ellesmere y otros 94 en Luton, comparado con 4.000 en Bochum y una cifra similar en Rüsselsheim. Por el contrario, en la cadena de montaje de Eisenach, en el Estado federado de Turingia, y la polaca de Gliwice la situación es más tranquila porque se dispone de un inventario más dimensionado, según el portavoz de Opel.