Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 250.000 holandeses protestan contra los recortes sociales del Gobierno

Se trata de la mayor manifestación organizada en la capital holandesa desde hace más de dos décadas

Unas 250.000 holandeses (200.000, según la policía) se han manifestado hoy en Amsterdam contra los recortes sociales anunciados por el Gobierno del democristiano Jan Peter Balkenende. La manifestación se ha desarrollado en un ambiente festivo, con música incluida, para protestar contra la política "asocial" del Gobierno de centroderecha. Se trata de la mayor manifestación organizada en la capital holandesa, de más de 700.000 habitantes, desde hace más de dos décadas.

En respuesta a la convocatoria de las tres principales confederaciones sindicales del país -FNV, CNV y MHP-, decenas de miles de holandeses venidos de todos los rincones del país se han concentrado en la plaza de los Museos, muy cerca del Rijksmuseum y del museo Van Gogh, para mostrar sus descontento ante a la labor de la coalición de centroderecha en el poder. Al mismo tiempo que los manifestantes se concentraban en la plaza, tres avionetas han sobrevolado la zona con una pancarta en la que se leía Los planes del Gobierno son asociales. "No había visto a tanta gente desde las manifestaciones contra las plantas nucleares", en 1981, ha señalado a AFP el portavoz de la Policía, Elly Florax.

En su segundo año de mandato, el Gobierno holandés, formado por una coalición entre la Democracia Cristiana (CDA), liberales de derecha (VVD) y demócrata-liberales (D66), pretende avanzar en su política de recorte presupuestario, reduciendo las ventajas sociales como el subsidio de paro, de incapacidad laboral y la jubilación anticipada. Para el Gobierno, estas medidas son imprescindibles para relanzar una economía moribunda y llevar a buen puerto el sistema de protección social. Según los últimos sondeos, el 60% de los 16 millones de holandeses se opone a las reformas, aunque cerca de un 50% las juzga necesarias.

El Gobierno, inflexible

El líder del sindicato FNV, el más importante de Holanda, Loderwijk de Waal, ha hecho un llamamiento a los manifestantes para que continúen con las acciones de protesta hasta que el Fobierno escuche sus "voces". Para el líder sindical de la Confederación de Sindicatos Europeos, John Monks, el llamado modelo pólder, que caracteriza el consenso holandés entre los agentes sociales, el Gobierno y los empresarios, está llegando a un fin y la sociedad en Holanda está volviendo a la tradicional dicotomía entre derechas e izquierdas.

"El 'pólder se ha inundado", ha señalado Monks, quien ha añadido: "Aunque el primer ministro Balkenende se parece a Harry Potter, yo no veo la magia en él". Desde septiembre pasado, los sindicatos holandeses han organizado varias jornadas de paro en las principales ciudades, que afectaron a los sectores del transporte, educación y ministerios públicos.

Entretanto, el ministro de Asuntos Sociales, Jan de Geus, declaró ayer a los medios de comunicación holandeses que, a pesar de las reiteradas protestas de los trabajadores "no hay lugar" para cambios en la política social del Gobierno, aunque matizó que estaba dispuesto a volver a discutir con los interlocutores sociales ciertos aspectos de la reforma de los prejubilados.