Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caja Madrid compensará con 300 euros diarios si se retrasa en atender solicitudes de hipotecas

La entidad empleará unos 1,3 millones de euros en la campaña, vigente hasta el cierre de junio, con el eslogan "¡Dicho y hecho!"

Caja Madrid se ha comprometido a responder en 24 horas como máximo a las solicitudes de hipotecas y ha anunciado que indemnizará a los clientes con 300 euros por cada día de retraso, hasta un máximo de 1.500 euros.

Caja Madrid se convierte así en la primera entidad española que asume por escrito un compromiso económico de estas características como parte de su nueva estrategia comercial para la Comunidad de Madrid, dijo hoy en rueda de prensa el director de Banca Comercial de la entidad, Mariano Pérez Claver. La entidad "va a romper moldes y se va a diferenciar claramente" de sus competidores en rapidez de respuesta, ya que en el resto del negocio hipotecario "estamos muy satisfechos con el ritmo de crecimiento que tenemos", con el 31,5% de cuota en la Comunidad de Madrid a cierre de 2003, explicó Pérez Claver.

La caja, que ya tramita las solicitudes de préstamos hipotecarios en tiempo real, ha decidido "poner por escrito" este compromiso con un documento en el que figura el día y la hora en que la entidad recibe la documentación del cliente. A partir de ese momento empiezan a contar las 24 horas para ofrecer una respuesta, positiva o negativa, y en caso de exceder ese plazo, "automáticamente y sin que el cliente tenga que solicitarlo" se le abonarán los 300 euros por cada día de retraso, añadió Pérez Claver.

Para poder evaluar su operación, la caja exigirá al cliente la documentación que solicita normalmente en este tipo de operaciones: datos de identificación personal y justificantes de ingresos, datos de la vivienda a adquirir y, en su caso, información sobre las personas que puedan actuar de fiadores. Si transcurrido el plazo, el cliente no ha recibido respuesta positiva o negativa, que en ambos casos puede ser condicionada a la entrega de documentación adicional, la caja automáticamente y sin que medie reclamación por parte del solicitante abonará 300 euros diarios hasta un importe máximo de 1.500 euros.

Pérez Claver aseguró que el compromiso es "absolutamente asumible" y afirmó que el objetivo último de esta iniciativa no es captar más clientela o conceder más hipotecas sino "poner en valor" de la marca Caja Madrid el concepto de calidad de servicio, aunque admitió que esto puede hacer "cambiar la propensión del cliente" y favorecer la comercialización. Los beneficiarios de este compromisos serán aquellos clientes personas físicas que se dirijan a las sucursales de la caja en la Comunidad de Madrid para solicitar una hipoteca, lo que excluye a empresas o a clientes que realicen su petición a través de prescriptores o a los que las formalicen fuera de la región.

Para dar a conocer esta iniciativa, Caja Madrid iniciará hoy una campaña publicitaria en prensa y televisión en la que se destacará la agilidad en la respuesta y que ofrece los mejores precios, tras haber comprobado que sus precios se sitúan "en la banda baja del mercado", explicó el director general. La entidad empleará unos 1,3 millones de euros en la campaña publicitaria, que estará vigente hasta el cierre de junio, con el eslogan "­¡Dicho y hecho!".