Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solans niega tajantemente que haya 'burbuja' en España

El miembro del comité ejecutivo del BCE y recién nombrado consejero del Banco de España alerta de los precios del petróleo

El miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) Eugenio Domingo Solans ha negado hoy tajantemente que exista una burbuja inmobiliaria en España, pese a la fuerte revalorización de los precios de la vivienda en los últimos tiempos.

En declaraciones hechas en Berlín una semana antes de que concluya su mandato de seis años en la entidad europea y se abra su nueva etapa en el Banco de España, donde regresará como consejero después de haber desempeñado ese cargo hasta junio de 1998, aseguró que "dentro de una burbuja siempre hay aire" y en España no hay aire ni una burbuja en el sector inmobiliario.

Achacó la reciente subida de los precios de la vivienda a los bajos tipos de interés, del 2%, en Europa, la mayor demanda de pisos por el incremento demográfico y mejores condiciones económicas, que han elevado el poder adquisitivo. También señaló la ausencia del riesgo del cambio de divisas, tras la introducción del euro en enero de 1999, para los inversores extranjeros en España, como se refleja en la adquisición de viviendas en las Islas Baleares y la costa mediterránea.

Vigilar los tipos

A su juicio, el nivel de endeudamiento en España "no está muy lejos" de la media europea, aunque sí se ha producido con una mayor rapidez que en el resto de Europa en la última etapa. Sin embargo, advirtió tanto al público como a las entidades crediticias de que los tipos de interés "no estarán siempre tan bajos" como ahora, y que el consumidor debe estar atento a este factor, igual que los bancos, que deben ser cautelosos y asegurarse de que los clientes podrán financiar las hipotecas. En este contexto, manifestó que las tasas en el área euro están a un nivel históricamente bajo, pero que, pese a ello, el BCE no debe estar satisfecho si el crecimiento económico en la eurozona no es mayor.

Solans, que será sucedido en el BCE por el también catedrático español de economía aplicada José Manuel González Páramo, opina que no es responsabilidad directa del banco europeo que la economía no crezca más. Pero agregó que también puede ser negativo que la institución europea siga inyectando liquidez en el sistema financiero, aunque uno no esté satisfecho del ritmo de crecimiento de la economía de los doce países del euro.

Europa, "vulnerable"

También previno de los riesgos inflacionistas que puede comportar la subida de la cotización del petróleo y sus derivados, tras recordar que "Europa es vulnerable" a una escalada del crudo como la actual, que puede perjudicar la recuperación económica y la estabilidad de los precios.

La inflación en la eurozona subió en abril hasta el 2%, pero para este mes ya se prevé un incremento mayor que en el pasado por el componente energético, como ha sido el caso en tres Estados federados alemanes, cuyo índice aumentó cuatro décimas, hasta el 1,9%, de acuerdo con datos preliminares divulgados hoy. Además, dijo que la carestía del petróleo favorece a los productores, pero afecta al nivel de vida de los españoles, cuando el litro de gasolina llega a costarles un euro.

Sobre una posible subida de los tipos en EE UU por la Reserva Federal en un futuro próximo, el economista enfatizó que el BCE es una entidad "que actúa con total independencia", pero que recibe la información procedente de ese banco central y que lo que haga la primera economía mundial repercutirá lógicamente en la eurozona. Consideró, por otra parte, como un elemento de confianza el nombramiento de Pedro Solbes como ministro español de Economía por considerar que "es impecable en la disciplina presupuestaria". Además, reafirmó la necesidad de que los países europeos se adhieran al cumplimiento del Pacto, al haber "varios miembros" que incumplen el criterio del tope del 3% sobre el déficit fiscal en la zona euro.

El BCE crea un centro de disuasión de falsificación

El encargado aún de billetes y estadísticas del BCE se ha referido, por último, al creciente número de billetes falsos de euro en circulación. Preocupados, los responsables de la emisión de la moneda en Francfort han "creado un centro de disuasión de falsificación". Con todo, Solans admitió que las falsificaciones no llegan aún a los niveles de las monedas nacionales anteriores a la Unión Económica y Monetaria (UEM). Asimismo, Solans advirtió de que generalmente la calidad de las copias no es buena, aunque puede haber casos de ejemplares que pasen desapercibidos hasta por expertos. En concreto, se mostró sorprendido por la advertencia hecha por la Policía alemana después de que algunos cajeros automáticos hayan dispensado billetes que no eran de curso legal. El más falsificado sigue siendo, con mucha distancia, el de 50 euros y el primer país emisor de copias es Bulgaria.

Más información