Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio del crudo toca ya máximos desde la Guerra del Golfo

El brent supera los 35 dólares en Londres, niveles insólitos desde 1990

El barril Brent de crudo ha llegado a tocar hoy en Londres su nivel máximo desde la Guerra del Golfo tras superar el umbral de los 35 dólares por barril y situarse en 35,32 dólares.

Este fuerte ascenso se debe, según los analistas, a las repercusiones del atentado del sábado pasado contra una refinería de ExxonMobil en Yanbu, Arabia Saudí, en el que murieron cinco operarios (dos estadounidenses, dos británicos y un australiano) de la firma suiza ABB. El ataque ha aumentado los temores sobre la seguridad de las infraestructuras petrolíferas en el mayor exportador mundial de crudo, donde las instalaciones se encuentran muy protegidas.

El International Petroleum Exchange londinense no pudo reflejar ayer el impacto de este atentado, debido a la jornada festiva, pero el barril de crudo ligero en Nueva York alcanzó durante la jornada su máximo desde 1990 y cerró en 38,12 dólares.

El mundo, alerta

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), citada por la CNN, ha advertido ya de que este fuerte incremento de los precios podría "infligir un daño sustancial a las economías de los países importadores de petróleo y a la economía mundial". Concretamente, divulgó ayer en un informe, después de que el barril superara la cota de los 35 dólares por primera vez desde octubre del 2000, de que ello podría conllevar una reducción de medio punto en el PIB mundial.

La realidad de los precios, que no hacen sino aumentar, podría provocar un nuevo despegue de la inflación y pesar en la frágil reactivación en la zona euro. El Banco Central Europeo (BCE), cuyo órgano de decisión se reúne este jueves en Helsinki, abordará el tema, sin que se espere una modificación en los tipos de interés.

Los últimos indicadores económicos de la zona euro son alentadores; también en EE UU, donde el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, ha manifestado sin embargo un temor por la carestía de la energía y su eventual impacto en un PIB que refleja señales de robustez.

Por su parte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es blanco de encendidas críticas debido a la persistencia de los precios elevados y ante el comportamiento de los responsables del cártel. Ayer, el ministro de petróleo de los Emiratos Árabes Unidos, ante las presiones de EE UU y otros grandes consumidores, admitió la posibilidad de que la Organización aumente sus límites oficiales de producción de petróleo y permita un aumento de los inventarios durante el tercer trimestre del año.