Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los investigadores del 'caso Parmalat' estudian si la empresa infringió las leyes antimonopolio

La Justicia italiana interroga por segunda vez a Fausto Tonna, ex director financiero del gigante agroalimentario

La Justicia italiana ha abierto un nuevo frente en el caso Parmalat al comenzar a investigar posibles violaciones por parte del grupo agroalimentario italiano de la ley antimonopolio tras vender dos compañías a un comprador estadounidense, según informa en su edición de hoy el Wall Street Journal.

Los investigadores estudian si Parmalat, que se vio obligada a vender dos empresas al grupo Boston Holdings por orden del Estado para evitar una sanción por prácticas monopolísticas, logró mantener un control indirecto sobre ellas, tras conocerse las conexiones entre la compañía estadounidense y el abogado Gianpaolo Zini, considerado como el hombre de confianza del ex presidente y fundador del grupo, Calisto Tanzi. Estas violaciones se refieren a dos transacciones distintas: por un lado el intento por parte de Parmalat de obtener el control del grupo Carnini, en el año 2000, que finalmente se vio frustrado por las autoridades, y por otro la venta del grupo Newlat durante el proceso de adquisición otra compañía de productos lácteos, Eurolat, en 1999.

Mientras tanto, el ex director financiero de Parmalat, Fausto Tonna, ha vuelto a ser interrogado esta mañana en Parma, al norte de Italia, donde se encuentra detenido, según han informado hoy fuentes judiciales. Tonna ha entrado en los tribunales acompañado por tres agentes de la Policía Penitenciaria ante el atento escrutinio de fotógrafos y cámaras, a los que ha espetado: "Os deseo a vosotros y a vuestras familias una muerte lenta y dolorosa", según informa la agencia Ansa.

A las órdenes de Tanzi

En los interrogatorios anteriores, Tonna reconoció haber falsificado las cuentas, pero aseguró que lo hizo siguiendo órdenes de Calisto Tanzi, detenido en Milán. Los investigadores que tratan de desentrañar el complejo tramado financiero que ha provocado un agujero financiero estimado en más de 10.000 millones de euros realizarán hoy nuevos interrogatorios, entre ellos los del abogado Zini. Además, la prensa italiana informa hoy de que directivos de dos grandes bancos italianos, Banca Intesa y Capitalia, han sido citados por las autoridades italianas en el marco de la investigación. Capitalia ya se vio involucrado en la quiebra del grupo agroalimentario Cirio, subraya el rotativo Il Giornale.

Por otra parte, el ministro de Economía, Giulio Tremonti, ha afirmado que Italia va a crear una autoridad de control única para regular el mercado financiero con el objetivo de prevenir nuevos escándalos como el de Cirio o el de Parmalat. "Todo el mundo está de acuerdo en que se necesita una nueva forma de regulación", ha declarado el ministro al Financial Times. "Actualmente existen cuatro autoridades de control en Italia pero sólo tenemos un mercado financiero y sólo hace falta una autoridad", ha añadido Tremonti, quien ha criticado la falta de pragmatismo italiana, frente al modelo británico y francés.

El Ministerio italiano de Economía ha preparado un proyecto de ley que será presentado al Gobierno y, una vez aprobado, será llevado al Parlamento para su aprobación. El exceso actual de organismos de control ha demostrado sus límitaciones en la prevención de fraudes, según fuentes gubernamentales citadas por el diario, que también critica los enfrentamientos abiertos que se han producido entre las autoridades de la Bolsa y el Banco de Italia por el caso Parmalat. Sin embargo, la reforma propuesta por el Ministerio de Economía podría toparse con la oposición del Banco de Italia, cuyo gobernador, Antonio Fazio, ha controlado el sistema bancario durante los últimos dos años.

La quiebra de Parmalat Finanziaria, Eurolat y Lactis

El comisario extraordinario nombrado por el Gobierno italiano para reflotar Parmalat, Enrico Bondi, ha solicitado la quiebra, ya decretada para Parmalat Spa, para las divisiones Parmalat Finanziaria, Eurolat y Lactis. La petición ya ha sido enviada al Ministerio de Actividades Productivas y, a continuación, será tramitada por el tribunal de quiebras. Si se acepta, estas empresas quedarán blindadas frente a los acreedores para facilitar su reestructuración.

Por otro lado, Parmalat está buscando comprador para su negocio de galletas Archway, por la que podría obtener alrededor de 400 millones de dólares (315 millones de euros) según la prensa italiana. El grupo Parmalat Bakery Group North America es el tercer productor de galletas de EE UU y cuenta con sedes en Michigan y Ohio.

Más información