Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Continúa paralizada la planta de Repsol en Puertollano en el segundo día de huelga indefinida

Los trabajadores de las subcontratas reclaman mejoras salariales y de seguridad

Puertollano (Ciudad Real)

La actividad en el complejo petroquímico de Repsol en Puertollano sigue paralizada por segundo día consecutivo como consecuencia de la huelga de los trabajadores subcontratados que demandan mejoras económicas y de seguridad. El paro está convocado por los sindicatos UGT y CC OO.

Bajo la vigilancia de decenas de policías antidisturbios que han llegado a la zona en una treintena de furgones, unos dos mil trabajadores de las empresas auxiliares se concentran desde primera hora de la mañana en los accesos del complejo petroquímico, que siguen cortados desde hace más de veinticuatro horas con barricadas de neumáticos.

Los huelguistas sólo han dejado pasar a los empleados encargados de la seguridad de la planta de Repsol, que se encuentra desde anoche en parada programada.

Algunos de los concentrados han llegado preparados con tirachinas, cohetes y otros artefactos caseros para hacer frente a una eventual actuación policial, cuyos agentes están ocultos tras unas naves próximas a los centrados.

Marcha solidaria

La protesta se va generalizando conforme avanzan los días y si ayer las mujeres de los subcontratados protagonizaban una manifestación hasta las inmediaciones del complejo, hoy son los estudiantes los que han convocado otra marcha para solidarizarse con los empleados de las subcontratas.

La huelga indefinida que se inició ayer a instancias de los sindicatos se produce después de otras seis jornadas de movilizaciones y después de que el pasado sábado se rompieran las negociaciones entre las partes.

La principal demanda sindical radica en el pago del plus industrial a todos los empleados de las subcontratas, para que estos trabajadores cobren los seis euros diarios que perciben los empleados del complejo petroquímico de Algeciras (Cádiz), y mejoras en la seguridad, que ya fueron negociadas en septiembre. El conflicto se arrastra desde el accidente ocurrido el pasado 14 de agosto, cuando una explosión en las instalaciones costó la vida a nueve empleados de las subcontratas.

Repsol aseguró anoche en un comunicado que "se trata de un conflicto entre las contratistas y sus trabajadores y a ellos corresponde negociar". La empresa añade que "desde 2000 ha visto incrementado en más de un 300% el coste por hora-hombre que paga a las subcontratas".