Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

Argentina fusiona varias entidades públicas para reforzar el poder del Banco Central

Los bancos cierran por tiempo indefinido y los cajeros ya no dispensan dinero tras la masiva retirada de efectivo durante el fin de semana

El Gobierno argentino ha presentado un proyecto para fusionar varias entidades bancarias públicas con el objetivo de crear un Banco Central más poderoso y con mayor poder de intervención. Esta medida prevé la unión de los bancos estatales Nación y de Inversión y Comercio Exterior (BICE). Además, el Ejecutivo de Eduardo Duhalde ha invitado a varias entidades provinciales y municipales a que se unan a este nuevo conglomerado, que recibirá el nombre de Banco Federal Nacional.

El paquete de medidas gubernamental, que será enviado en breve al Senado, supondrá la desaparición del corralito, según ha informado el portavoz del Ejecutivo, Eduardo Amadeo. Para poder devolver a los ahorristas el dinero congelado desde hace meses en los bancos, el Gobierno convertirá los depósitos a plazo fijo en títulos en dólares con un plazo a 10 años, o en pesos a cinco años.

Otra de las reformas previstas es el cambio de la Ley de Entidades Financieras y la carta orgánica del Banco Central, para otorgarle mayor capacidad para intervenir en situaciones de crisis " como la actual, de forma que tenga mejor respuesta del sistema", ha afirmado el portavoz gubernamental.

El presidente Duhalde ha advertido hoy que si el Parlamento no aprueba esta semana dicha ley, los bancos tendrán que abrir sus puertas, "y que sea lo que Dios quiera".

"La situación la conocemos. Hay mucha más gente que quiere cobrar que dinero hay en los bancos", ha asegurado Duhalde en diálogo con periodistas.

El jefe del Estado ha anunciado que el proyecto de ley que establece la conversión de los depósitos de los ahorradores en bonos públicos "salió hacia el Congreso" y ha dicho que la intención del Gobierno es que se levante "rápidamente" la interrupción de la actividad cambiaria y bancaria por tiempo indefinido que rige desde hoy.

Cajeros vacíos en medio de la desesperación

La resolución del Banco Central argentino de cesar por tiempo indefinido las operaciones bancarias y cambiarias por falta de liquidez ha generado la desesperación de los argentinos que se han volcado masivamente durante el fin de semana a los cajeros automáticos de los bancos para retirar sus depósitos no encerrados por el corralito. En total, se han retirado más de de 145 millones de pesos (unos 48 millones de dólares). La más inmediata consecuencia de esta avalancha ha sido que los cajeros automáticos han amanecido hoy vacíos.

A diferencia de lo ocurrido en otras ocasiones, el Gobierno del presidente Eduardo Duhalde autorizó el pasado viernes a los bancos para que no recarguen los cajeros, que empezaron a agotar su contenido el sábado.

Decenas de manifestaciones espontáneas se reproducen en las sedes de grandes bancos privados, a medida que los clientes comprueban que no hay manera de acceder a sus ahorros.

El portavoz del Gobierno, Eduardo Amadeo, informó ayer de que esas restricciones se mantendrán hasta que el Parlamento apruebe una ley que convierte en bonos del Estado pagaderos en diez años todos los depósitos que permanecen bloqueados en el sistema financiero desde el pasado mes de diciembre.

Sin embargo, el viceministro de Economía, Jorge Todesca, ha asegurado que el Gobierno estudia una manera de inyectar algo de liquidez en el mercado mientras dure el festivo bancario, aunque no ha explicado cómo.

Las empresas Banelco y Link, las dos redes de cajeros automáticos que operan en Argentina, han informado de que -en total- se retiraron más de 145 millones de pesos durante el fin de semana pasado, más del triple que lo normal.