Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Por fin, el (gran) renacer teleñeco

Con su reivindicación de tronadas tradiciones del espectáculo y su espíritu suavemente contracultural, los Teleñecos de Jim Henson encarnaron una excéntrica revolución en el lenguaje de la comedia. Sus ocasionales compañeros del Saturday night live les recibieron con franca hostilidad, pero esta nueva película con madera de resurrección ritual pone, por fin, las cosas en su sitio: una nueva generación -el actor Jason Segel al frente de un equipo en el que brillan Nicholas Stoller, James Bobin y Bret McKenzie, entre otros- se reivindica como orgullosa descendencia de esa mitología esculpida en felpa que popularizó un humor autoconsciente, capaz de explorar incluso las dinámicas del fracaso del gag. Los Muppets no es solo la revitalización de una franquicia, sino un apabullante acto de amor y un festín nostálgico sembrado de estímulos para el incondicional: atención al número de The rainbow connection, la canción escrita por Paul Williams y Kenneth Ascher para la película de 1979.

LOS MUPPETS

Dirección: James Bobin.

Intérpretes: Jason Segel, Amy Adams, Jack Black, Chris Cooper, Rashida Jones, Alan Arkin.

Género: comedia. EE UU, 2011.

Duración: 103 minutos.

Logra el milagro de parecer más ingenua y ligera de lo que es

Musical sobre la fuerza combativa de la inocencia y odisea de reunificación de grupo en estado de desintegración crepuscular, Los Muppets logra el milagro de parecer más ligera, ingenua y luminosa de lo que es: la película habla de la inmadurez como defensa ante la derrota de hacerse adulto, del fracaso cosido al forro del éxito y de desdoblamientos irresolubles, pero su energía cómica -y su elaborada desarticulación de las convenciones del lenguaje cinematográfico- logran que lo lúdico se imponga sobre el potencial reflexivo. Si alguien necesita preguntarse por qué el hermano del protagonista es un teleñeco, esta peli no está hecha para él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 2012