Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP sale en auxilio de Mas para sacar adelante los Presupuestos catalanes

Las cuentas incluyen el euro por receta y la tasa turística que rechazan los populares

El binomio entre el Partido Popular y Convergència i Unió, que la semana pasada permitió aprobar con amplísima mayoría los primeros ajustes del Gobierno de Mariano Rajoy, se trasladó ayer a Cataluña para salir esta vez en auxilio del Gobierno de Artur Mas. El PP apuntaló a los nacionalistas catalanes en la cámara autónoma para desbrozar el camino de los Presupuestos de la Generalitat de 2012. Sin duda alguna, el apoyo de CiU a las medidas económicas de Rajoy fue clave para que el PP catalán colaborara ayer en tumbar las enmiendas de la izquierda pese a que los Presupuestos incluyen aumentos de impuestos y nuevas tasas que los populares rechazan.

El rodillo CiU y PP funcionó a la perfección pese a que ambos partidos siguen negando que exista pacto alguno entre ellos y se lancen frecuentes, aunque inofensivas, pullas en el debate parlamentario. Los dos partidos no solo se aliaron para rechazar las enmiendas del PSC, Esquerra Republicana Iniciativa y el Grupo Mixto, sino también para comenzar a tramitar la ley de Medidas Fiscales y Financieras que acompaña el Presupuesto y en la que figuran puntos tan contradictorios con el programa electoral del PP como una tasa para las pernoctaciones turísticas y el ya famoso euro por receta médica.

El apoyo de CiU a los ajustes de Rajoy, clave para el pacto en Cataluña

Evitar el hundimiento

Los nacionalistas catalanes hacen de tripas corazón y no dudan en apoyarse en el PP día sí día también mientras intercalan mensajes para sus votantes más soberanistas, a los que siguen prometiendo luchar a favor del pacto fiscal. El consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, incluso se permitió ayer en sede parlamentaria lanzar mensajes soberanistas con una defensa de la "viabilidad" de una Cataluña independiente poniendo Eslovaquia como ejemplo.

El PP catalán, con escaso margen de maniobra y siempre compitiendo con ERC para ser socio preferente de los nacionalistas catalanes, respondió con resignación y repitiendo las mismas advertencias que le ha lanzado a Artur Mas durante los últimos meses. "No juegue siempre a la geometría variable, porque no siempre le saldrá bien. El país [Cataluña] necesita estabilidad. Dialogue, pero no juegue a dialogar con todos", dijo Alicia Sánchez-Camacho. La presidenta del PP catalán volvía a insistir así, sin éxito, ante un Artur Mas empecinado en negarle el papel de socio prioritario pese a necesitarla para todas las votaciones complicadas.

En cualquier caso, los Presupuestos catalanes lograron superar el primer escollo parlamentario y su aprobación definitiva está prevista para mediados de febrero.

En un intento de satisfacer al PP y de calmar los ánimos de la izquierda, el consejero de Economía negó que la tasa de un euro por receta médica tenga fines recaudatorios y llegó a asegurar que tendrá "poco impacto" en el capítulo de ingresos: inicialmente están previstos unos 80 millones de euros, aunque la cifra variará cuando se excluyan del pago los enfermos crónicos. Mas-Colell justificó la aplicación de la tasa en que facilitará el ahorro farmacéutico.

Para aprobar los Presupuestos, CiU necesita la abstención -o el improbable voto favorable- del PP o del PSC. Los socialistas ya se autodescartaron ayer con su enmienda a la totalidad. El presidente, Artur Mas, lanzó una llamada desesperada al conjunto de la oposición para lograr su apoyo. "Intentamos que la Generalitat no se hunda", dijo antes de comenzar el debate de Presupuestos.

Después, el consejero Mas-Colell defendió las cuentas de la Generalitat como las únicas posibles en un momento de crisis y pidió un ejercicio "de responsabilidad y prudencia", por lo que instó a la oposición a que se abstuviera. "Yo pido a todos los grupos parlamentarios que se hagan la pregunta siguiente: si estuviesen en la situación de presentarlos, y dada la realidad de nuestra crisis y la crisis internacional, ¿podrían permitirse presentar unos significativamente diferentes?", preguntó. "Si la respuesta es que no, entonces les pido también que voten favorablemente o que se abstengan", remachó.

Socialistas y republicanos se escudaron en que han presentado abundantes propuestas alternativas. Esquerra Republicana propone, por ejemplo, un nuevo impuesto sobre los depósitos bancarios que CiU rechaza y los socialistas insisten en que a las cuentas de la Generalitat les faltan medidas de estímulo económico más allá de los recortes.

El PP, presionado por los empresarios turísticos que auguran un descenso de las pernoctaciones si se aplica la tasa de hasta tres euros por persona y noche, tiene ahora una papeleta complicada. De momento, justifica su apoyo a los Presupuestos como un "ejercicio de responsabilidad", pero tiene un mes para flexibilizar las medidas más contrarias a su ideario.

Las cifras

- Los Presupuestos de la Generalitat para 2012 ascienden a 37.024 millones de euros, un 5,9% menos que el año pasado. En total, la Generalitat gestionará 29.727 millones; las empresas y organismos públicos, otros 7.297.

- La Generalitat prevé ajustarse al tope de déficit del 1,3% del PIB a base de nuevos recortes en personal y aumentos de impuestos.

El ahorro en personal será de 625 millones.

- Cerca de 2.000 millones se destinarán al pago de intereses financieros, un 35% más que el año anterior.

- El Gobierno catalán prevé ingresar 470 millones de euros los ingresos de 2012 a través de tres impuestos, el de patrimonio, el de carburantes y la tasa turística. La primera tasa conseguiría recaudar un total de 240 millones; a través del nuevo impuesto sobre las gasolinas, unos 130 millones, y otros 100 con la tasa turística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de enero de 2012

Más información