Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Radares en las 'zonas 30' de Barcelona para evitar atropellos

El Ayuntamiento encarga una auditoría sobre los carriles bici

Los accidentes de tráfico en Barcelona en 2011 fueron 8.831, el 2,44% menos que en 2010. Y el número de víctimas mortales descendió de 39 de 2010 a 31 el año pasado. Pese a que las cifras globales generales de la seguridad viaria de la ciudad han mejorado, hay cuestiones que siguen siendo muy preocupantes, como el número de peatones atropellados -13 el año pasado- y el incremento de los accidentes en los que se ven involucradas las bicicletas. Pese a que estos solo representan el 3,1% del total, en números absolutos han crecido de 414 en 2010 a 523 el año pasado. Este incremento se asocia con la falta de seguridad.

De los 13 accidentes mortales en los que la víctima ha sido un peatón, la mayoría se han producido en vías secundarias de la ciudad. Y los responsables del tráfico del Consistorio barcelonés creen que el problema sobre todo en las zonas 30 es el exceso de velocidad. De ahí que hayan decidido incrementar la vigilancia de las zonas 30 de todos los barrios de la ciudad con controles móviles de velocidad. Serán una decena de patrullas territoriales de la Guardia Urbana las que ejecutarán esos controles.

En cuanto a las bicicletas, el Consistorio encargará una auditoría sobre la seguridad de los carriles bici y ya tiene sobre la mesa la propuesta de hacer zonas adelantadas en los cruces para las bicis, como las que ya se han introducido para las motocicletas. "Es una de las ideas que se estudian", puntualizó Manuel Haro, jefe de la unidad de accidentes de la Guardia Urbana, que reconoce que las parrillas han mejorado la seguridad para los usuarios de ciclomotores y motocicletas. Precisamente, con relación al accidente mortal de una ciclista en Barcelona ocurrido la semana pasada -en el que falleció una usuaria del Bicing al ser arrollada por un camión en el cruce de Diputació con Aribau-, el jefe de accidentes concretó que el camión no llevaba el espejo retrovisor de gran visión que evita el ángulo muerto. Y apuntó a esa circunstancia como la causante del atropello. Los espejos son obligatorios en los camiones que han sido matriculados a partir de 2009.

De las 31 víctimas mortales por accidentes de tráfico en 2011, 13 iban en moto o ciclomotor -cuatro menos que el año anterior-, 13 eran peatones -tres menos que el año anterior-, un ciclista -en 2010 fueron dos- y cuatro circulaban en turismo: dos conductores y dos acompañantes. Respecto a la siniestralidad de motos y ciclomotores, el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, apuntó que probablemente se introduzcan cursos de formación para los infractores, que verían reducida la sanción económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 2012