Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

La historia se convierte en serie

'Isabel', una gran producción de TVE, abre un nuevo ciclo en la ficción española

Después de las series familiares, las vinculadas a oficios (médicos, periodistas, abogados) y las comedias de situación, las televisiones vuelven la vista a la historia. Los Tudor o Borgia son un buen ejemplo. ¿Son también una moda? Jordi Frades, director de Isabel, la serie estrella de TVE para este año, opina que sí. "Los oficios estaban ya agotados. Vamos con años de retraso respecto a Estados Unidos, pero nos ha llegado la moda de las series históricas. Durará un par de años o tres y vendrá otro género. El que dé con la fórmula se llevará el gato al agua".

Isabel se estrenará en las próximas semanas, pero antes (pasado mañana si se mantiene el calendario) llegará a las pantallas de Antena 3 Toledo, ambientada a finales siglo XIII, un tiempo en el que la Península Ibérica era un vasto territorio bélico donde se batían sin piedad cristianos y musulmanes. Protagonizada por Juan Diego, que da vida a Alfonso X, la serie toma como eje Toledo, la ciudad que marca la frontera de los reinos cristianos. Uno de aspectos más complejos ha sido reconstruir una ciudad amurallada en el que convivían tres culturas: cristiana, musulmana y judía. Sus responsables aseguran que los decorados son "el alma de la serie". Contienen elementos de atrezo utilizados en películas como El nombre de la rosa, Ágora y El Cid.

Recrear la ciudad del siglo XIII ha sido lo más complejo de 'Toledo'

Michelle Jenner y Rodolfo Sancho dan vida a los Reyes Católicos

Con estas series, las televisiones retroceden a la Edad Media, después de haber transitado por el siglo XIX y XX con obras como La Señora, La República, Amar en tiempos revueltos o El secreto de Puente Viejo. "Isabel es un producto más arriesgado porque estamos atados por verdades históricas. Las cadenas hacen series pensando en el rango de audiencia. Aquí hemos pretendido ser realistas. No podemos meter niños o abuelos para llegar a todos los targets", apunta Frades consciente de que una parte del guion está escrito hace 500 años. Pero otra parte, la que no aparece en los libros, ha sido recreada. Por ejemplo: nadie sabe cómo hablaba la reina de Castilla ni cómo se comportaba en la intimidad. Todos estos aspectos son "pura fantasía".

También lo es el vestuario. Los creadores de Isabel no se han ajustado, deliberadamente, a la moda del siglo XV. Resultaba ridícula. También los peinados. Los hombres no llevarán peluca, como marcaba el estilismo de la corte de Castilla. "Nunca ha habido una serie histórica cien por cien. Los personajes deberían hablar castellano antiguo, pero hemos hecho una adaptación para que suene a época", dice el responsable de Isabel, que ha optado por hacer una serie donde se mezcla la política y el sentimiento. Al fin y al cabo no deja de ser una obra verídica en la que los guionistas "no pueden inventarse triángulos amorosos", pero hay que hacerla "digerible".

Trazar el perfil de la soberana católica ha sido uno de los aspectos más complejos. Los historiadores no se ponen de acuerdo. Gracias a las pinturas de la época y a los relatos de los cronistas, la serie ha reconstruido la imagen (rubia) de la reina durante su juventud. Michelle Jenner interpreta a Isabel, desde su etapa casi infantil hasta que es coronada, con apenas 23 años (1474). A su lado, Rodolfo Sancho se convierte en Fernando de Aragón. TVE piensa ya en futuras entregas, con la rendición de Granada y los viajes de Colón como principales hitos.

La televisión pública tiene en la recámara otras producciones, algunas bien conocidas por el público. Este catálogo incluye 14 de abril. La República, Gran reserva, Águila roja o Amar en tiempos revueltos.

Antena 3 prepara Imperium, desgajada de Hispania (ambientada en los tiempos de Viriato) y tiene ya rodada El tiempo entre costuras, basada en la novela homónima de María Dueñas. Belén Rueda regresa a la pantalla con Luna, el misterio de Calenda, una producción cargada de misterio y aventura. La comedia está representada por Con el culo al aire, serie coral sobre las dificultades para sobrevivir en tiempos de crisis, interpretada por Paco Tous, María León e Iñaki Miramón, entre otros.

Telecinco estrenará La fuga, definida por sus creadores como "una intensa historia de amor en un contexto hostil, una trama de fondo sobre un misterio sin desvelar y con la tensión propia del género carcelario", con María Valverde y Aitor Luna al frente. Esta cadena emitirá nuevos capítulos de Hospital central mientras concluye el rodaje de Frágiles, una ficción con fisioterapeutas (un oficio poco explotado hasta ahora) liderada por Santi Millán. En una fase aún más inicial se encuentra El don de Alba.

Tras el éxito de Crematorio, Canal + se embarca este año en la coproducción, junto a la televisión alemana ZDF, de Falcón, una serie de cuatro capítulos basada en los libros El ciego de Sevilla y Condenados al silencio del escritor inglés Robert Wilson (editados por RBA). Falcón es un proyecto de Mammoth Screen para Sky Atlantic HD.

Ambientada en Sevilla, se inspira en las investigaciones del ambiguo y brillante inspector Javier Falcón, un personaje complejo, con un pasado oscuro, que se mueve en una Sevilla diferente, sombría y brutal. Este peculiar policía, según sus productores, se enfrentará a despiadados asesinatos y crímenes que sacarán a la luz lo peor del ser humano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2012