Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio del petróleo en euros roza ya su máximo histórico de 2008

La prima de riesgo de la deuda española sube hasta los 385 puntos básicos

El euro se desinfla, el petróleo se encarece y la combinación de ambos factores complica aún más la salida de este interminable túnel. La cotización de la moneda europea bajó ayer por tercera jornada consecutiva hasta quedar en 1,27 dólares, el nivel más bajo desde septiembre de 2010. Esta caída y las tensiones con Irán llevaron al precio del petróleo calculado en la divisa europea a su cota más alta desde mediados de 2008, cuando las materias primas vivieron la mayor subida de precios en décadas. El barril de brent cotizó ayer a 88,7 euros (son 112 dólares), un precio solo superado por el máximo histórico del 3 de julio de aquel 2008, que queda muy próximo en euros (fueron 93) y, sin embargo, mucho más distante en dólares (146).

Las Bolsas caen en Europa y EE UU pese al buen dato de empleo americano

Ni siquiera en plena escalada revolucionaria en los países árabes, en 2011, el coste del oro negro tuvo este impacto calculado en la divisa europea. El petróleo caro en época de bonanza es mala noticia, pero en la crisis es pésima. Calienta la inflación, merma el crecimiento, y aumenta el gasto en pensiones, vinculadas a la evolución de los precios.

Con los conflictos árabes en sus momentos más calientes, el pasado febrero, el Gobierno hizo un cálculo para justificar sus medidas de ahorro: por cada 10 euros de incremento del petróleo la economía española perdía 6.000 millones por la factura energética. Más piedras en los bolsillos de la economía productiva. Los riesgos de otra recesión crecen.

Europa, enredada en la crisis de deuda soberana con una banca llena de dudas, vive horas bajas en los mercados. Solo faltaba un nuevo foco de peligro, la angustia financiera de Hungría, que no está en el euro pero sí en la Unión, con el consiguiente riesgo de contagio. Ayer la agencia de calificación Fitch rebajó la nota de Hungría al nivel de bono basura y las Bolsas y la deuda soberana reaccionaron mal, pese al buen dato de empleo americano. El bálsamo que supuso en diciembre la inyección de crédito del Banco Central Europeo (BCE) a la banca, junto con las compras masivas de deuda, ha concluido.

La prima de riesgo de España, que es el sobreprecio que paga el Tesoro por sus bonos a 10 años respecto a la referencia de Alemania, subió ayer a 385 puntos básicos (o 3,85 puntos porcentuales), ocho más que ayer y el máximo desde el 30 de noviembre. Los planes del Gobierno no han calmado a los mercados y la prima ha ganado 55 puntos en la primera semana del año. Los bonos españoles se venden en el mercado a un interés del 5,6%, frente al 1,8% de Alemania, aunque por debajo del 7% que se exige a Italia, cuya prima tocó ayer 527 puntos.

Fue el BCE el que contuvo el interés de la deuda italiana, ya que realizó pequeñas compras de renta fija en el mercado italiano de bonos a tres y cinco años, según confirmaron varios operadores a Reuters. El jueves el bono había superado ese crítico 7%.

Otro dato refleja la desconfianza que agarrota a Europa: los depósitos a un día de los bancos de la eurozona en el BCE han llegado a 455.300 millones de euros, su mayor nivel de la era euro. Eso significa que, en lugar de utilizar estos recursos para prestarse dinero entre sí, las entidades prefieren guardarlo en el banco central.

Y las buenas noticias sobre el empleo estadounidense no lograron animar las Bolsas. EE UU creó 200.000 puestos de trabajo el mes pasado, más de lo esperado. ¿Y qué?, parece que replicaron los inversores. Wall Street abrió con bajadas. El índice S&P cerró con un descenso del 0,25%; el industrial Dow Jones bajó un 0,45% y solo el tecnológico Nasdaq avanzó el 0,16%. El Ibex 35, que al conocer el dato de empleo llegó a anotarse una ganancia del 1,4%, cambió de tercio con la apertura de Wall Street y se contrajo un 0,49% al cierre. Perdió un 3,2% en la semana. También ayer bajaron Milán (0,82%), Fráncfort (0,62%) y París (0,24%). Solo Londres subió el 0,45%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de enero de 2012